Antonio David Barroso tuvo una vida durísima y un final cruel, según su madre, la única que sabe dónde está el cuerpo de su hijo. El crío era, o es, porque no se sabe si sigue vivo, un discapacitado grave, con un 91 por ciento de minusvalía, que no podía moverse ni comer por sí mismo. Su madre, Macarena Díaz, está acusada de hacerlo desaparecer el 12 de septiembre del año pasado. Hasta ese momento, todos los testimonios coinciden en que se "desvivía" por su hijo. La mujer, que padece trastorno bipolar y esquizofrenia, salió de su casa de Morón de la Frontera (Sevilla) con su hijo en la parte de atrás del coche.

Después de un viaje errático por media España, la mujer llegó al día siguiente a una gasolinera de Carabias (Segovia) y dijo haber tirado a su hijo, ya muerto, a un contenedor de basura cerca de Madrid. Macarena está en libertad, ha vuelto a su casa, y nada se sabe del destino de Antonio David. Estas son las claves del caso, según el sumario al que ha accedido CASO ABIERTO, el canal de investigación y sucesos de Prensa Ibérica.

1. ¿Está vivo o muerto Antonio David Barroso?

La hipótesis principal es que el chaval, que tendría hoy 16 años, está muerto. Se basa en las declaraciones de la madre, que no recuerda el sitio exacto. En otra ocasión, apuntó que lo había tirado "por un barranco". Las pesquisas de la Policía Nacional llegaron a señalar una zona de la Avenida de Portugal, cerca de la M-30. Se repasaron cientos de contenedores, también en Arroyomolinos y Navalcarnero, sin éxito. Durante semanas se estuvieron revisando los vertederos de Valdemingómez y Pinto (Madrid), a donde se llevan los residuos de esas zonas, también sin éxito.

Cuando estaba ingresada en un hospital psiquiátrico, Macarena llegó a hacer un dibujo con lo que ella recordaba de la zona donde había abandonado el "cadáver" de su hijo.

2. ¿Cuándo y cómo murió el niño?

Macarena afirmó que su hijo había muerto en su casa de Morón de la Frontera varios días antes (el 9 de septiembre, según su versión más repetida) de que ella saliera con el coche y el cuerpo del crío. En un primer momento afirmó que ella lo había matado, suministrándole una jeringuilla con agua. Luego, cambió la versión y afirmó que Antonio David tenía fiebre, que había empezado a echar espuma por la boca y se había muerto en sus brazos. En otras de sus caóticas declaraciones apuntó que parte de la familia paterna llevaba tiempo drogándoles a ella y a su hijo.

3. ¿Alguien vio a Antonio David vivo esos días?

Varios vecinos de Morón y un sacerdote afirman que vieron al niño, vivo, aunque con mal aspecto, por las calles y en una iglesia del pueblo los días 9 y 10 de septiembre, lo que desmiente la fecha de la muerte aportada por la madre. Sea como fuere, los días antes del 12 de septiembre, Macarena vacía su casa, se deshace de los teléfonos móviles, deja muebles en un contenedor de basura y da a sus dos perros en adopción.

4. Dios, Santiago, crucifijos

La mujer cuenta que, en un principio, quería llevar a su hijo a hacer el Camino de Santiago para ver si ocurría un milagro. La policía tomó declaración al párroco de la iglesia de San Miguel, en Morón de la Frontera (Sevilla). La madre le pidió que bendijera su casa el 25 de julio. Al sacerdote le sorprendió la "gran cantidad de imágenes religiosas" que había en la casa donde vivían la mujer y su hijo discapacitado. Este religioso explicó que Macarena había iniciado ese "acercamiento a Dios" a finales de 2020, primero acudiendo a la iglesia una vez a la semana, siempre acompañada de su hijo en silla de ruedas. Luego, a partir del mes de junio, la mujer iba a misa casi cada día. Hablaba mucho con el sacerdote, a quien confesó que tenía pensado vender su casa y llevar a su hijo a vivir a un centro especial de rehabilitación para discapacitados de Alcalá de Guadaira.

5. ¿Una secta?

Una parte de las pesquisas abundó en el cambio sufrido por la madre en los últimos meses. Una trabajadora social de Morón de la Frontera confirmó el drástico giro religioso en la vida de la mujer. Recordó que la vio a finales de verano de 2021 y estaba "cambiada", aseguró que llevaba "un gran crucifijo sobre el pecho" y que hablaba de forma "más culta y educada, prácticamente aleccionada". Los policías le preguntaron si creía que Macarena podría tener vinculaciones con sectas o grupos esotéricos y la mujer respondió: "lo ignoro, pero debido a todos esos cambios, podría ser". El hermano de la mujer, por su parte, ratificó que ella iba cada día a la iglesia, pero desmintió que tuviera relaciones con otro tipo de grupos místicos. Admite que "cabe la posibilidad" de que su hermana entregara al niño a un grupo religioso, aunque afirma que "no lo creo". El padre de la hija pequeña de Macarena, por su parte, declaró que "cuando sufrió el primer brote psicótico, en 2017, ella empezó a interesarse por temas religiosos, cultos y sectas, visitando las iglesias a diario, llegando a obsesionarse con que su hijo podría ser curado en uno de esos lugares. De hecho, la imagen de Macarena en su perfil de whatsapp era, los días antes de la desaparición de su hijo, un Cristo crucificado y doliente.

6. El viaje final

La Policía ha ido recuperando imágenes de cámaras de seguridad por toda España. Así ha reconstruido las últimas 24 horas de Macarena, conduciendo su coche adaptado a la minusvalía de su hijo. Las imágenes la muestran primero tirando dos grandes bolsas de basura a la puerta de su casa y luego ya conduciendo el coche. A las 10:30 de la mañana del 12 de septiembre de 2021, una cámara de tráfico graba el coche donde van la madre y su hijo, a la altura de Jerez de la Frontera, en la provincia de Cádiz. Entre las 11:05 y las 11:12, varias imágenes recogen cómo la mujer sigue su camino y pasa por la capital gaditana, cruza el puente de la Constitución de 1812.

El último viaje de David

El último viaje de David Edición: José Luis Roca

7. En Cáceres

A las 17:25 de aquella tarde, Macarena y su hijo, vivo o muerto, llegan a la localidad de Miajadas, en la provincia de Cáceres. Las imágenes de una estación de servicio muestran solo a la mujer, que compra una garrafa de aceite y se dirige de regreso al coche. Macarena declaró ante la policía que había tenido que comprar aceite porque el coche se recalentaba. De hecho, en una de las imágenes se ve como el vehículo tiene el capó abierto. No se ve al niño, que según la madre estaba, ya muerto, dentro del coche. La policía recuperó unas imágenes de Macarena empujando la silla de ruedas de su hijo. Fueron grabadas por las cámaras del Hotel Triana, en Miajadas, pero están borrosas y no se aprecia a David.

8. La última imagen de David

A las 21:10 de aquella noche, una cámara de seguridad de una tienda cercana al Hotel Perales, en Talavera de la Reina (Toledo) muestra la llegada de Macarena al hotel. Se ve a la mujer que empuja la silla de ruedas y se advierte también la silueta de su hijo, David. Un empleado del hotel declaró a la policía que vio a la madre y al niño, y que él pensó que el chaval estaba dormido. Macarena reservó allí una habitación donde, según sus declaraciones, durmió junto al cadáver de su hijo. A las 00:35 de la noche, la misma cámara registra la salida del hotel de la madre empujando la silla de ruedas de su hijo. Es la última imagen, borrosa, de Antonio David que la policía ha conseguido recuperar.

9. Sola, en Segovia

A las 4.05 de la madrugada, Macarena aparece sola en la localidad de Riaza (Segovia).Las cámaras del Hotel Plaza de esa localidad la graban subiendo las escaleras de entrada. La mujer ya va sola, lleva puesta la mascarilla contra el covid y carga con una maleta. No hay rastro de su hijo. No hay habitaciones libres aquella noche y Macarena baja las escaleras. Un vecino del pueblo la ve diez minutos después tirando algunos objetos a un contenedor de basura en la calle, frente al hotel.

10. La gasolinera

A las 7:05 de la misma mañana, Macarena entra en una estación de servicio de una gasolinera en Carabias (Segovia). Ha tardado casi tres horas en un trayecto de poco más de 40 kilómetros. Se ha cambiado de ropa y lleva el pelo recogido. Va sola y le cuenta a la empleada que han "matado a su hijo". La mujer avisa a los servicios de emergencia, que llegan poco después y atienden a la madre. Es ingresada entonces en la unidad de psiquiatría, primero en el hospital de Segovia y posteriormente en el de Valme (Sevilla). Los investigadores registran su coche y su casa, sin encontrar rastro del niño.

Macarena recibió el alta médica y recuperó la libertad. Ha vuelto a su casa de Morón, donde vivía con su hijo. Recibe medicación para su enfermedad y tiene que acudir al juzgado periódicamente. Está investigada por la desaparición del niño. El padre del crío, Antonio Barroso, con quien la mujer está enfrentada, sigue luchando porque se conozca el paradero de su hijo. La mujer insiste en que su hijo murió en su casa, varios días antes de que ella lo hiciera desaparecer, porque, ha contado a sus allegados, "se volvió loca" con su muerte.