La española Paula Badosa sumó su segunda victoria en Wimbledon, con una contundente y sólida actuación ante la rumana Irina Bara, a la que sometió por 6-3 y 6-2.

Badosa, que venía con dudas a este Wimbledon, tras no ganar un solo partido en la gira de hierba, está encontrando su ritmo en la superficie, con dos victorias convincentes rumbo a la tercera ronda que le colocan como una de las tapadas de la competición.

Pese a su condición de cuarta cabeza de serie, Badosa no partía como una de las favoritas por su escasa preparación; solo jugó un partido en hierba desde que perdiera en Roland Garros, por las molestias que sufrió en la rodilla en París, y porque nunca ha pasado de octavos en Londres.

La catalana necesitaba confianza en las primeras rondas y lo ha conseguido. Dos triunfos por la vía rápida, en el primero se dejó tres juegos y en el segundo tan solo cinco.

Estuvo impecable al servicio, rozando el 90 % de puntos ganados con el primer servicio, y solo tuvo que enfrentar una pelota de rotura. Bara, eso sí, no es una especialista en hierba y su victoria en primera ronda fue la primera de su carrera, a sus 27 años, en hierba.

En hora y cuarto, Badosa certificó su pase a tercera ronda, donde le puede esperar un hueso duro de roer, la checa Petra Kvitova, dos veces ganadora de Wimbledon.