En la pista no hay amistades. Lo tuvo claro Carlos Alcaraz al medirse en cuartos de final de Basilea a uno de sus grandes amigos del circuito, Pablo Carreño, compañero también en la academia JCFerrero-Equelite de Villena, en la que entrenan ambos. El murciano impuso su calidad de número uno para doblegar al asturiano en apenas una hora y cuarenta minutos por 6-3 6-4. 

A continuación, otro español, el castellonense Roberto Bautista, se deshizo de otro viejo rockero y doble ganador de Grand Slam, el local Stan Wawrinka, por 7-5 y 7-6 en dos horas de juego. El de Benlloc, número 22 del mundo, necesitó dos horas de intenso juego, pues el helvético no le puso las cosas tan fáciles como el escocés Andy Murray,  al que venció el día anterior. Una lesión en el pie le había dejado un año sin jugar, pero en Basilea renació y eliminó a Casper Ruud. Este viernes no pudo con un Bautista que deja en un 2-1 su balance particular y que busca su tercer título del año tras los de Doha y Kitzbuhel.

Bautista y Wawrinka EFE

Así pues, dos españoles estarán en semifinales de Basilea, un torneo que regresaba este año tras dos ediciones suspendido por la pandemia, y que Roger Federer conquistó diez veces además de jugar otras cinco finales. Curiosamente, este ATP500, que cumplió medio siglo en 2019, solo ha tenido a un español en una final, en concreto en 2015, cuando Rafa Nadal cedió ante Federer. Por tanto, Alcaraz y Bautista están ante una ocasión histórica de igualar al manacorí en el también llamado Open de Suiza, e incluso de mejorarlo en caso de ser el primer campeón español. 

"En la pista no hay amigos"

«Es difícil jugar contra un amigo como Pablo. Compartimos muchos momentos. Le apoyo y siempre quiero que gane sus partidos. Pero en la pista no hay amigos», dijo el de El Palmar, que alcanzó sus primeras semifinales desde que estrenara el número uno del ranking. 

Alcaraz y Carreño, compañeros en Equelite EFE

Su próximo rival será el canadiense Felix Auger-Aliassime, pupilo de Toni Nadal, que llega en plena racha tras ganar once partidos consecutivos, y que es una de sus bestias negras. Contra él perdió hace apenas un mes en València, en su estreno como número en la Fase de Grupos de la Copa Davis en La Fonteta. Un año antes, en el USOpen, el murciano tuvo que retirarse. A la tercera puede ser la definitiva, la que vale una final. El rival de Bautista será el joven danés Holger Rune, de 19 años y 25 del mundo, que venció por 7-6 y 6-2 al galo Arthur Rinderknech.