Increíble pero cierto. El doble cartucho de la Armada, dos españoles en semifinales por primera vez en el torneo de Basilea (ATP 500), no bastó para acabar con la maldición para los nuestros en Suiza, donde solo Rafa Nadal logró llegar a la final en 2015 para perderla ante el diez veces campeón y cinco más finalista Roger Federer.

Tras cumplir 50 años de historia, el Open de Suiza regresaba tras dos años de ausencia por la pandemia, y lo hacía con varios españoles, entre los que brillaron especialmente Roberto Bautista y Carlos Alcaraz, el número uno del mundo. Sin embargo, este sábado, con dos desempates y en un encuentro sin roturas de servicio, Roberto Bautista se despidió superado por el joven danés de 19 años y 25 del mundo, el danés Holger Rune (7-6(1) y 7-6(6)), que accedió a su segunda final consecutiva tras la de Estocolmo que ganó el pasado domingo.

Roberto Bautista Reuters

Acumula ya nueve victorias seguidas el danés, que se medirá este domingo con otro tenista en racha, el canadiense Felix Auger-Aliassime, pupilo de Toni Nadal, y que tumbó al número uno, el también español Carlos Alcaraz, igual que hizo en València hace un mes en la Fase de Grupos de la Copa Davis en La Fonteta. Un año atrás también, en el US Open, aunque por retirada del español. Alcaraz no tuvo opción y cedió por 6-3 y 6-2 en una hora y 22 minutos. 

Felix Auger-Aliassime EFE

Bautista, en un partido igualadísimo, tuvo cuatro puntos de set en la segunda manga para llevar el desenlace a la tercera manga. Pero el danés arriesgó y logró cinco puntos seguidos para sellar la victoria ante un adversario con el que no se había enfrentado hasta ahora. Dos horas y tres minutos tardó el joven danés en batir a Bautista que aspiraba a su tercer trofeo del curso y duodécimo de su carrera tras los conseguidos este 2022 en Kitzbuhel y Doha. Dos jóvenes representantes de la nueva generación lucharán por el título.