La Federación Internacional de Tenis (ITF) está preparando una demanda por daños y perjuicios contra la empresa Kosmos, propiedad de Gerard Piqué, por haber roto de forma unilateral un contrato que firmó el pasado 2019.

Kosmos renunció de forma unilateral al acuerdo alcanzado en su día que debía ser para los próximos 25 años. "Percibo esto como un proyecto a largo plazo. El acuerdo es para 25 años", dijo Piqué en la presentación del acuerdo en Nueva York.

Tres años después, este acuerdo vio cómo concluía porque Piqué no podía hacer frente a los pagos, ya sea los 40 millones anuales que debía dar a la ITF o los 10 millones a los participantes. Estas cifras podrían suponer 1.100 millones adeudados por los 22 años que se estarían dejando de pagar.

Nueva Copa Davis sin Kosmos ni Piqué

Ahora, la Federación Internacional de Tenis vuelve a coger el control de la Copa Davis y está pensando en qué formato tendrá la nueva competición y, al mismo tiempo, está estudiando las medidas legales contra Gerard Piqué y su empresa por las deudas acumuladas y por daños y perjuicios por la mala imagen que transmite el final de dicho acuerdo.

La ITF está dispuesta a llevar a Piqué a los tribunales para que se haga cargo de estos perjuicios que ha supuesto la decisión de acabar con la organización de esta competición. Los abogados de la ITF están convencidos de ganar dicho juicio.