29 de diciembre de 2020
29.12.2020
Superdeporte
EUROLIGA
TD Systems Baskonia7170Valencia Basket

Dura derrota en una pista maldita para el Valencia Basket

Los taronja ganaban de 15 a mitad del tercer cuarto pero fueron de más a menos tras una gran primera parte ante el Baskonia

29.12.2020 | 22:52
Derrick Williams, en el partido ante el Baskonia

Duro revés para el Valencia Basket. El Buesa Arena volvió a atragantársele a los taronja en un partido de dos caras que llegaron a ir ganando de 15 puntos a mitad de tercer cuarto, pero que se les escapó en un último cuarto de hora para olvidar hasta terminar perdiendo por un ajustado 71-70.



Ponsarnau apostó de inicio por Van Rossom, Prepelic, Kalinic, Derrick Williams y Dubljevic y los taronja arrollaron al Baskonia en un primer cuarto apoyados en los buenos porcentajes de tiro, con un 100% de acierto de dos y un 71,4 % en triples.

Prepelic en dos ocasiones y los interiores (Dubljevic, Tobey y Derrick Williams) castigaban a los de Ivanovic desde la línea de 6,75, mientras los locales solo anotaban uno de sus siete lanzamientos e intentaban engancharse al partido con acciones individuales, de la mano de Giedriatis, Henry y un Polonara que empezaba a crear problemas a los taronja.

El 17-30 del primer cuarto dejaba a los taronja en una situación relativamente cómoda y un triple de Hermannsson agrandó la diferencia al inicio del segundo. Pero seis puntos consecutivos de Polonara redujeron la distancia a los diez puntos (23-33) y daban un primer aviso al Valencia Basket.

Los locales aumentaban su intensidad defensiva y a pesar de un parcial de 0-7 con cinco puntos de San Emeterio y dos de un reaparecido Labeyrie, los porcentajes de tiro taronja empezaban a bajar, mientras Vildoza, Sedekerskis y sobre todo Polonara (13 puntos y 5 rebotes) metían a los suyos en el partido, hasta llegar al 39-47 del descanso. Y ello a pesar de un 2 de 14 para olvidar del Baskonia en tiros de tres.

Un estelar Kalinic se echó al equipo a la espalda en la reanudación con nueve puntos consecutivos que llevaron la diferencia de nuevo a un cómo +15. Pero cuando todo se ponía de cara, los taronja bajaron la intensidad en defensa, empeoraron sus porcentajes de tiro, cada vez más forzados, y dieron oxígeno a un Baskonia que empezaba a creer en la remontada.

Polonara ya no era la única amenaza. Kejiri, Henry, Giedriatis y Peters cerraban un parcial de 14-2 para los locales y los taronja sufrieron para mantenerse por arriba antes de cerrar el último cuarto, con un 55-58 tras fallo final de Vildoza.

Dos triples de Peters y Giedriatis daban la vuelta al marcador y ampliaban el parcial a un doloroso 20-2 al inicio del último cuarto, tras varios rebotes defensivos que se escaparon. Los taronja trataban de pagarles con la misma moneda pero sin acierto desde 6,75, solo San Emeterio logró romper la mala racha desde la línea de tiros libres (61-60).

Un nuevo triple de Peters y Vildoza hurgaban en la herida taronja y San Emeterio volvía a recortar distancias. Pero todo lo que entraba en el primer cuarto se salía en el último y decisivo. Lo que se unía a la multitud de rebotes ofensivos que encadenaba el Baskonia.

Ponsarnau paró el partido y Kalinic no tardó en empatar al volver a pista, con poco más de cuatro minutos por delante. El técnico taronja apostaba por su quinteto inicial, buscando las buenas sensaciones perdidas. Pero seguían sin llegar y Polonara se convertía de nuevo en un gigante insuperable, con un nuevo triple y un tapón a Derrick Williams.

Los nervios llegaban al Baskonia también, pero el fallo en el tiro del MVP italiano no lo pudo aprovechar un Dubljevic que se dejó robar la cartera por Henry bajo el aro. Pese a no cerrar los rebotes defensivos, Hermannsson aún pudo recortar diferencias con dos tiros libres, que ponían el 71-70 a 29 segundos.

Llegaba la hora de las pizarras e Ivanovic optó por apurar al máximo la posesión. Henry acabó fallando al quedarse sin buena opción de tiro, pero ya no quedó tiempo para que los taronja llegaran a tener una última opción, con Kalinic intentando una canasta imposible desde más allá del centro de la pista. El marcador ya no se movió y el Valencia Basket volvía perder en su pista maldita, ante el rival con el que tiene peores números en su historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas