07 de abril de 2021
07.04.2021
Superdeporte
EUROLIGA

Todo el proyecto a una carta

Jugar Euroliga o Eurocup el próximo curso condicionará las renovaciones y también los fichajes

07.04.2021 | 09:34
Ponsarnau, junto a un grupo de jugadores durante un encuentro.

La última jornada de la fase regular de la Euroliga va a marcar el futuro del proyecto del Valencia Basket. Y es que dependiendo de lo que suceda entre este jueves y el viernes la continuidad de los taronja podría estar o no garantizada en la máxima competición continental. Así, en medio de la lucha por las dos últimas plazas para disputar los playoffs, dos son las cosas tienen que pasar para que los de Jaume Ponsarnau se aseguren el billete para seguir compitiendo contra los mejores equipos de Europa el próximo curso.

La primera es ganar al Baskonia, que pelea también por el Top-8, en la finalísima de este jueves en La Fonteta, y la segunda es que los otros dos rivales directos, el Real Madrid y el Zenit de San Petersburgo, pierdan uno de los tres encuentros que todavía deben disputar. Ambos equipos ocupan ahora mismo la séptima y la octava posición de la clasificación.

Los taronja podrían clasificarse ya este jueves, pues el Real Madrid visita en Estambul, a las 19:45 horas, a un Fenerbahçe que lucha por acabar entre los cuatro primeros clasificados. De tener que esperar a lo que haga el Zenit, que tiene un encuentro aplazado, habría que irse ya al viernes, cuando los rusos reciben al Maccabi Tel Aviv (19:00 horas). O incluso más, al lunes 12, cuando cerrarán su fase regular recibiendo al Panathinaikos.

Dependiendo de lo que suceda en estas citas, el proyecto del Valencia Basket puede sufrir variaciones muy importantes a corto plazo. Jugar la Euroliga o bien verse desterrado de nuevo a la Eurocup son dos cosas muy distintas con una incidencia muy directa en la planificación deportiva. Empezando por la renovación del cuerpo técnico y los jugadores que concluyen contrato en junio, o por las futuras incorporaciones dentro del mercado de fichajes.

De esta manera, más allá de que pudiera llegar una 'invitación' que se antoja muy complicada con la VTB y la Liga Adriática de por medio, no acabar dentro del Top-8 supondría un duro revés de cara al sostenido y progresivo crecimiento del club a todos los niveles. No en vano por algo es el gran objetivo de la temporada por delante de otras competiciones como la Liga Endesa o la Copa del Rey.

En este sentido, muchas son las cuestiones sobre las que habrá que tomar una decisión dentro del actual proyecto tanto si se juega la máxima como la segunda competición continental. Comenzando por la continuidad del entrenador Jaume Ponsarnau, un puesto para el que la entidad hace ya un tiempo que decidió hacer contratos de un año y sobre el que decidirá al acabar la actual temporada.

Pero no sólo el técnico acaba su vinculación, también lo hacen un buen número de jugadores. Se trata de Sam Van Rosssom y Fernando San Emeterio, a los que el pasado verano se renovó por una campaña, además de Joan Sastre, Vanja Marinkovic y Guillem Vives, con el que hay una opción para otra temporada más. También terminan Nikola Kalinic y Derrick Williams, a los que se firmó por un curso y cuya continuidad sin Euroliga, sobre todo en el caso del serbio, se antoja muy difícil. Diferente sería la situación con el norteamericano, cuyo irregular rendimiento no termina de convencer.

Quedarán, en todo caso, como base del futuro proyecto el capitán Bojan Dubljevic junto a Klemen Prepelic, Mike Tobey, Louis Labeyrie, Martin Herrmannsson, Jaime Pradilla y Josep Puerto. Todos con contrato en vigor y alrededor de los cuales habría que construir el equipo en una u otra competición.

Y es que al margen de las posibles renovaciones, a nadie escapa que el acceso al mercado jugando Euroliga o Eurocup será muy diferente. Y no por una cuestión meramente económica. Eso sí, en este aspecto una cosa si parece clara, y es la incorporación al club procedente del Joventut del base macedonio Nenad Dimitrijevic. Lo que habrá que determinar más adelante es en lugar de quién, o si también se baraja la opción de una cesión para el primer año. Para todo eso aún habrá que esperar.

También te puede interesar: Vuelta al trabajo... con Hermannsson

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook