El entrenador del Valencia Basket, Jaume Ponsarnau, se mostró satisfecho por la reacción final de su equipo para llevar el balón al poste bajo y señaló que eso acabó por decantar el primer encuentro de los cuartos de final ante el TD Systems Baskonia, aunque lamentó que su equipo no se mostrara más guerrero.

"La segunda parte ha sido de rachas, ellos han abierto una diferencia que podía haber sido decisiva y al final dentro de la locura, hemos tenido el punto de serenidad de buscar dentro, donde estaba nuestro ventaja", señaló en la rueda de prensa posterior.

El técnico dijo que de inicio se equivocaron un poco "jugando a la calidad". "La tenemos, pero teníamos que haber entrado al partido del barro", precisó. "El segundo cuarto fue espantoso, sin acierto, sin consistencia, sin ganar un solo balón dividido. Y sin jugadores que nos ayudaran a recuperar la identidad", apuntó.

Ponsarnau dijo que la acción final de Guillem Vives, en la que robó el balón a Pierria Henry y el Baskonia pidió falta, no se lo pareció. "La veré en video en directo me ha parecido que buscaba la mano de Guillem muy hábilmente sabiendo que teníamos falta por hacer. No me puedo mojar pero creo que no lo ha sido", apuntó.

El técnico se mostró descontento también por cómo jugaron los minutos en los que Pierria Henry no estuvo en la pista. "Hemos tenido muchas dudas, cuando está Henry en el campo te roba los balones y sin él los perdíamos solos. Hemos tenido muy mal sentido del juego", destacó.

Respecto al segundo partido dijo que el Baskonia sabe que "con energía, fuerza y mentalidad" les crearán problemas. "Ellos van a querer y nosotros tenemos que sacarnos la caraja y saber que el partido no es solo quererlo ganar sino que hay que lucharlo porque en las luchas claramente hemos perdido", concluyó.