Víctor Claver es el jugador elegido por el Valencia Basket para cubrir la más que posible marcha de Nikola Kalinic. Su devinculación del Barcelona (donde le quedaba un año de contrato) era el primer paso para intentar cerrar el regreso del de Maristas a La Fonteta, pero cuando todo estaba encaminado a cerrar un acuerdo con una reducción de ficha pero varios años de contrato, un contratiempo de última hora puede complicar la operación para el Valencia Basket.

Y es que tal y como ocurrió en el verano de 2015, el Baskonia se ha vuelto a interesar por el internacional valenciano, con el hándicap de que en esta ocasión, el club taronja no tiene ya derechos sobre él. Entonces, el Valencia Basket igualó la oferta de dos años que recibió y mantuvo sus derechos en la Liga, aunque el jugador acabó yéndose de nuevo a Rusia, a un Lokomotiv Kuban con el que acabó jugando la Final Four de la Euroliga antes de su regreso a España con el Barcelona, previo pago de cerca de dos millones de euros al Valencia Basket para liberarlo.

El futuro del jugador, concentrado con la selección para los Juegos Olímpicos de Tokio, podría resolverse en los próximos días, pero en el Valencia Basker temen que el factor Euroliga acabe decantando la balanza hacia el Baskonia, un club con licencia fija y que incluso podría ofrecerle una ficha más alta.

El Valencia Basket es el club que había tomado la delantera desde hace semanas para poder fichar al jugador. La fórmula es clara y pasa por que el internacional acepte una rebaja en la ficha que tenía a cambio de ofrecerle dos o tres años de contrato.

Una propuesta que permitiría al jugador regresar a casa nueve años después para disfrutar en La Fonteta los últimos años de su carrera, mientras que el club se vería reforzado tanto en la posición de tres como de cuatro, con la más que probable salida de Nikola Kalinic ante su deseo de irse a un club de Euroliga (le interesa al Barcelona también), la retirada de San Emeterio y el adiós de Derrick Williams.

El internacional español ya jugó desde 2006 hasta 2012 en el Valencia Basket, antes de dar su salto a la NBA primero y de su regreso a Europa después con etapas en el Khimki y en el Lokomotiv Kuban.

En su etapa en el Barcelona, el valenciano disputó 279 partidos en cinco temporadas, aunque fue perdiendo protagonismo tras la llegada de Jasikevicius, hasta propiciar la situación actual, en la que el Valencia Basket podría recuperar a uno de sus grandes referentes (canterano y campeón de la Eurocup con el club taronja en la temporada 2009-10), si el interés del Baskonia no lo impide. Y es que aunque no es el único club que ha mostrado interés en él al conocer que no seguiría en el Barcelona, es el Baskonia el gran rival del Valencia Basket ahora mismo para hacerse con su fichaje.