Este domingo, a partir de las 18:30 h (#Vamos), el Valencia Basket pretende seguir el ejemplo del Olympiacos, que el viernes infligió al Real Madrid en El Pireo su primera derrota de la temporada. Los griegos, delante de más de 7000 incondicionales en el pabellón de La Paz y la Amistad, derrotaron al equipo entrenado por Pablo Laso en la segunda jornada de la Euroliga (74-68). 

El factor cancha influye, y mucho. Los blancos comprobaron por primera vez, desde que la pandemia va quedando atrás, cómo puede quemar el calor de un público como el griego en los tramos decisivos. Y este domingo llega el turno de la hinchada taronja, que llenará su Caldera hasta un máximo de 6400 espectadores. La grada quiere ser el sexto hombre del Valencia Basket, que sigue mermado por las lesiones de Sam Van Rossom, Mike Tobey y Klemen Prepelic. El partido de la quinta jornada será el primero en el que los socios que activaron el abono podrán acceder a la Fonteta hasta el 80 % del aforo permitido.

El Valencia-Real Madrid significará una relativa vuelta a la normalidad más de año y medio después de que la irrupción del coronavirus lo limitase prácticamente todo, entre ello, las posibilidades de disfrutar del deporte en persona. Una normalidad que en la Fonteta ha sido habitualmente la de una afición que empuja en volandas al equipo hacia la victoria. Si la logra contra el Madrid, será la primera victoria en casa de la temporada tras caer previamente con Baskonia y UCAM Murcia.

Además, el triunfo ante un rival como el Real Madrid tendría un valor estratégico y simbólico incalculable. Para empezar, el primer golpe del curso a un grande después de perder con Barça y Baskonia, igualaría el balance en partidos oficiales (2/3) dejando el saldo en positivo en la Liga, donde los de Joan Peñarroya marchan sextos con dos triunfos y dos derrotas. Asimismo, la inyección de moral estaría doblemente recargada por el hecho de ganar a los blancos. Primero porque Valencia BC no ha podido con ellos en la fase regular de la Liga desde 2013. Y, segundo, porque los de Laso llegan invictos a La Fuente de San Luis en los seis partidos de competición oficial que han disputado entre Supercopa -título que le ganaron al Barça- y Liga Endesa.

Xabi López-Arostegui, hace unos días en su presentación José Manuel López

FICHAJE, EN ACCIÓN

La principal novedad en los taronja será el ansiado debut de Xabi López-Arostegui después de más de dos meses parado por la lesión en el tobillo que padeció en los Juegos Olímpicos. Peñarroya ha dejado claro que el vasco jugará el tiempo que él estime necesario. "Si está disponible con la camiseta del equipo es porque está para jugar. El domingo jugará los minutos que yo decida", dijo el entrenador catalán. En ataque a Valencia Basket le urgen nuevos recursos que compensen las sensibles bajas en ataque de Van Rossom, Prepelic y Tobey. Sobre todo, frente a un adversario como el Madrid, el equipo que menos puntos recibe. Razón de más para que los valencianos rebajen el número de pérdidas y den continuidad al trabajo defensivo y colectivo del último triunfo en Zaragoza (70-76) del 2 de octubre.

Desde entonces, Valencia Basket ha tenido ocho días para recuperar y preparar el partido. El Madrid, por su parte, ni siquiera 48 horas desde que perdió contra Olympiacos. El factor físico, si es que los blancos acusan la fatiga, jugará en favor de los taronja.

Las plantillas de Valencia BC y Real Madrid

Las plantillas de Valencia BC y Real Madrid VBC

Las plantillas de Valencia BC y Real Madrid

Las plantillas de Valencia BC y Real Madrid VBC