Las lesiones siguen obstaculizando el camino de Valencia Basket. Este pasado domingo el equipo tuvo que afrontar la batalla frente al Real Madrid sin tres jugadores fundamentales en su estrategia ofensiva: Sam Van Rossom, Klemen Prepelic y Mike Tobey. Durante el desarrollo del partido, mientras Xabi López-Arostegui pudo entrar en la rotación con 18 minutos de juego por primera vez tras dos meses lesionado del tobillo, los ‘taronja’ vivieron un nuevo infortunio. La lesión de su capitán, el montenegrino Bojan Dubljevic.

El pívot de 29 años sufrió un fuerte esguince de tobillo en el segundo cuarto, un percance que lo descarta, al menos, para la sexta jornada de Liga Endesa, en la que Valencia BC se medirá al Hereda San Pablo Burgos el próximo sábado, 16 de octubre, a las 20:45 horas. Joan Peñarroya, ex del conjunto burgalés, a la conclusión del partido contra el Madrid, se refirió así a la lesión de ‘Dubi’: «Se hizo un esguince en el segundo cuarto, y le ha echado esa casta que tiene para ayudarnos en la segunda mitad. Pero se ha visto que no estaba bien. Ha hecho un gran esfuerzo, vamos a ver cómo está ese tobillo». Tal y como dijo el entrenador de Valencia Basket, ayer lunes el balcánico fue sometido a pruebas radiológicas por los galenos del club para conocer el grado exacto de la torsión en su tobillo izquierdo.

PARTE MÉDICO

A última hora de la tarde, el club lanzó un comunicado con el parte médico. «El capitán de Valencia Basket, Bojan Dubljevic, se lesionó en el tobillo izquierdo en el segundo cuarto del partido del domingo ante el Real Madrid. Las pruebas de imagen a las que se ha sometido revelan que el pívot montenegrino sufre un esguince de grado 2 en el tobillo izquierdo, por lo que causará baja para el encuentro del sábado 16 en la pista del Hereda San Pablo Burgos». 

La fecha de regreso de la ‘Roca’ la marcará su propia evolución, aunque es probable que tenga que perderse los dos próximos partidos. Es decir, salvo que acorte en gran medida los plazos, tampoco parece que Dubljevic vaya a estar a disposición de Peñarroya en el estreno en la EuroCup del 19 de octubre ante el equipo entrenado por el ex de Valencia Basket Luis Casimiro, el Promitheas Patras.

En muchos casos un esguince grado 2 puede requerir hasta 3-4 semanas para sanar adecuadamente. No obstante, la escasez de efectivos por la que atraviesa Valencia BC y el compromiso de ayuda del capitán hacen que tanto el jugador como médicos y fisios se fijen la meta de recortar el tiempo a 10-14 días. Las sensaciones serán la clave.

¿Cómo solucionar una baja tan sensible en el poste?

Hasta la fecha, los valencianos han padecido en ataque sin los recursos ofensivos de un ‘playmaker’ con la capacidad anotadora de Van Rossom, un tirador letal como Prepelic en el perímetro o un pívot con la versatilidad y los centímetros de Tobey, la 'torre' de la plantilla con 2,13 m. La situación se agravará sin la fuerza, los puntos y el liderazgo de ‘Dubi’. A simple vista, la solución natural pasa por aumentar la cuota de minutos de Jasiel Rivero, que dio un paso frente a los blancos, y bajar a Víctor Claver a la posición de ‘4’, pasando Jaime Pradilla a la rotación en el '5' con el cubano. Contando, además, con la presumible ayuda del pívot del filial Gonzalo Bressan.

A la espera de buenas noticias con Van Rossom

Para volver a ver en acción a Prepelic o Tobey aún habrá que esperar algunos partidos más. En cambio, el equipo puede recibir una dosis de oxígeno vital en su juego exterior con la recuperación de uno de sus líderes, Sam Van Rossom. Después de un día de descanso, el grupo comenzará a preparar este martes el duelo en Burgos con la esperanza de que ‘Samy’ se incorpore al trabajo, sus sensaciones a lo largo de la semana sean positivas y que el sábado se confirme su vuelta al equipo. Hace casi un mes el base se lesionó en los isquios en el partido inaugural de la Liga ACB contra Baskonia. Desde el inicio del curso oficial, el Valencia BC ha convivido con hasta cinco bajas de mucho peso en el equipo. 

«Estoy convencido de que iremos a más, como también estoy esperando el momento que seamos diez u once -jugadores profesionales en condiciones físicas-, porque aún lo veo lejos. Contra el Real Madrid, en teoría, éramos nueve, pero López-Arostegui acaba de llegar y nos ha pasado lo de ‘Dubi’. Los partidos de casa los hemos perdido al final, donde no tuvimos solidez, y creo que podemos hacerlo mucho mejor», dice el técnico, que ve en Van Rossom una ayuda en la dirección y, sobre todo, en la anotación desde un perímetro debilitado por las circunstancias.

San Vam Rossom ha trabajado duro para regresar al equipo Cédric Warlop

El belga se ha 'machacado' en solitario para dejar atrás la lesión muscular en los isquios y estar de vuelta con el equipo en la próxima jornada de la Liga Endesa. Ayer colgó en 'Twitter' unas fotos de su entrenamiento acompañadas de un reloj de arena. Ya cuenta las horas para volver a competir en la pista.