El Valencia Basket pronto puede recibir una dosis de oxígeno vital para su juego exterior con la recuperación de uno de sus líderes, Sam Van Rossom. Después de un día de descanso, el grupo comenzará a preparar este martes el duelo en Burgos con la esperanza de que ‘Samy’ se incorpore al trabajo, sus sensaciones a lo largo de la semana sean positivas y que el sábado se confirme su vuelta al equipo. Hace casi un mes el base se lesionó en los isquios en el ecuador del partido inaugural de la Liga ACB contra Baskonia. Desde entonces, el belga no ha podido jugar por culpa de esta lesión muscular.

Joan Peñarroya ve en Sam Van Rossom una ayuda en la dirección y, sobre todo, en la anotación desde un perímetro debilitado por las circunstancias. "Nuestro perímetro es la parte más afectada y Xabi acaba de entrar, en situación normal hasta de aquí a dos semanas no habría jugado. Nos falta Klemen (Prepelic). Nuestros tiradores puros, donde podríamos incluir a Sam, no están, y eso nos ha llevado a una forma de juego que creemos que es la mejor, aunque contra el Madrid no nos ha dado resultado", comentó el técnico tras la derrota con los blancos, cuestionado por el hecho de que las lesiones hayan conducido a "focalizar el juego con las dirección de los bases y el juego interior".

El base belga de Valencia Basket se ha 'machacado' en solitario para dejar atrás la lesión en los isquios y estar de vuelta con el equipo en la próxima jornada de la Liga Endesa ante Hereda San Pablo Burgos. Este lunes 'Samy' colgó en 'Twitter' unas fotos tras su entrenamiento acompañadas de un reloj de arena. Ya cuenta las horas para volver a competir y ayudar al equipo 'taronja' en la pista.