"El parte médico es tan jodido que no me quiero hacer más sangre. No quiero convertirme en el portavoz del parte médico. Sam (Van Rossom) no ha podido completar ningún entrenamiento, pero va a viajar a Burgos". Fue la respuesta contundente del entrenador de Valencia Basket, Joan Peñarroya, a la pregunta de SUPER sobre el estado de los lesionados con vistas al partido de este sábado frente a San Pablo Burgos en la sexta jornada de la Liga Endesa. 

El técnica catalán prosiguió después describiendo el panorama, en relación a los lesionados con los que ha contado y cuenta el equipo, es "oscuro". Cuestionado por Mike Tobey admitió que "no pinta bien", mientras que de Klemen Prepelic apuntó que su tiempo de baja "se alargará unos días más". Frente al Real Madrid, Xabier López-Arostegui reapareció alrededor de dos semanas antes de lo marcado por las carencias que está padeciendo el equipo, una situación que, como reconoció el entrenador, puede repetirse este sábado con Van Rossom.

Al respecto de Mike Tobey, el Valencia Basket valora la opción de que el estadounidense pase por el quirófano para solucionar los problemas que arrastra en el pubis, una intervención que lo apartaría de las pistas hasta finales de enero o principios de febrero de 2022. 

"Tenemos que hacerlo mejor. Cada día los jugadores que vayan volviendo estarán en mejores condiciones. Para rehacernos, la concentración es básica. Sabemos cómo estamos, para aguantar los 40 minutos de partidos, a lo mejor, no podemos mantener un ritmo tan alto en todo momento, sino que tenemos que hacer cambios de ritmo durante los partidos", analizó Peñarroya, cuestionado por la manera en la que obtener el máximo rendimiento del equipo, pese a las limitaciones que se están sufriendo.