La preocupación era máxima y Raquel Carrera ya sabe que sufre una fisura del menisco externo de su pierna izquierda, una vez recibidos los resultados de las pruebas médicas a las que ha sido sometida en las últimas horas.

La gallega sufrió un golpe en una acción fortuita el pasado domingo en la Fonteta por el cual tuvo que retirarse del partido a mitad del segundo cuarto, con evidentes gestos de dolor y ayudada por el médico del primer equipo y por Cristina Ouviña. Las muletas con las que se le vio en el banquillo invitaban a pensar en una lesión complicada, como así ha quedado de manifiesto.

Eso sí, el club de momento no especifica el tiempo que puede estar de baja y se limita a señalar en su comunicado oficial que "próximamente se informará de los siguientes pasos a seguir en la recuperación de la jugadora en base a este diagnóstico".

Su lesión se une también a la de Cristina Ouviña, que ya fue baja en la última convocatoria de la selección española y que afronta la última etapa de su recuperación tras estimarse un período de cinco semanas de baja.