El entrenador del Valencia Basket, Rubén Burgos, recordó antes de visitar este jueves al Namur Capitale en la quinta jornada de la fase regular de la Eurocopa la importancia, una vez ya está el equipo clasificado, de "contar todos los partidos por victorias y con el mayor margen posible".

"Eso te va a asegurar el factor cancha y un teórico rival, no más asequible, pero sí que ha tenido unos peores resultados en la primera fase. Ese es el objetivo y como cada año y como cada día crecer cada partido e intentar ser un poquito mejores", señaló en declaraciones facilitadas por el club.

Burgos auguró que será un encuentro "seguramente será más complicado" del que vivieron contra el conjunto belga en la Fonteta, donde le ganaron por cincuenta puntos tanto por el escenario del choque como por lo que se juega su rival. "Tenemos el recuerdo de hace dos temporadas donde sufrimos para sacar el partido allí y ya habíamos tenido una victoria holgada en la Fonteta", recordó.

"Este año se suma además el condicionante de que ellas consiguieron una buena victoria en la pista de Mechelen y van a tener opciones de clasificación. Eso pasa por sus partidos en casa como locales y vamos a llegar con la mejor preparación posible y la máxima concentración", advirtió.

Te puede interesar:

Doble viaje esta semana

Tras el choque en Bélgica el equipo viajará directamente a La Seu d'Urgell para su siguiente compromiso liguero y Burgos apuntó que el poco tiempo entre ambos partidos le hará medir muy bien las cargas, especialmente de las tres interiores que quedan tras la lesión de Raquel Carrera. "Tenemos dos días entre partidos, pero dos días de viaje en los que el equipo no regresará a València. Especialmente tenemos que controlar los minutos y las cargas del juego interior porque tenemos a jugadoras con molestias", señaló el técnico que dijo que sería "muy bueno volver a Valencia con dos victorias".