A la espera de que la Federación Española de Baloncesto (FEB) establezca un horario para los duelos aplazados de la jornada 15 y 16 frente al Araski y el IDK, el Valencia Basket empieza mañana la segunda vuelta de la Liga Femenina Endesa. En un lapso de una semana, las jugadoras dirigidas por Rubén Burgos retomarán la competición doméstica con los dos partidos más importantes que restan con vistas a determinar el orden clasificatorio y, por ende, el factor cancha con el que afrontar los playoff por el título desde el 21 de abril.

Este domingo el equipo ‘taronja’ se enfrentará al SPAR Girona en casa y el sábado 22 al líder de la liga y vigente campeón, el Perfumerías Avenida, en Salamanca. Y, entre medias, el jueves 20 las valencianas están obligadas a ganar por más de dos puntos al Orman Genclik para avanzar a la primera ronda de cuartos de final de la EuroCup Women tras caer en Turquía 68-66.

A este tramo decisivo de temporada, el Valencia BC llega con la rotación justa. Tras dos semanas sin poder competir por un brote de Covid-19 en el 50 % de la plantilla, el equipo se midió al Orman con apenas nueve jugadoras y dos entrenamientos en grupo. Burgos no pudo convocar para Ankara ni a la joven base Claudia Contell ni a las demás canteranas que alimentan la rotación interior, Fam, Morro, Garfella o Kalenik.

Las horas previas al partido ante el Girona son claves para saber si Burgos podrá convocar a alguna jugadora más, o contar con Anna Gómez, que viajó a Turquía sin poder jugar por molestias físicas. El objetivo de aumentar el 'roster' de jugadoras ya este domingo no está descartado, pero es difícil.

En este sentido, el equipo ha corrido los menos riesgos posibles trabajando en una 'burbuja' por precaución con vistas a los trascendentales encuentros que se avecinan. El primero, contra un SPAR que también ha sufrido el hándicap de estar varios días parado sin competir.