El Valencia BC necesitaba ganar uno de los dos últimos partidos de la Liga Regular y no tendrá que esperar al último partido para asegurar una de las primeras cuatro plazas tras vencer este martes a un necesitado San Pablo Burgos por 84-70. Los taronja se aseguran así ser cabezas de serie en el cruce de cuartos del playoff por el título y, por tanto, el factor pista en la primera eliminatoria.

Peñarroya quería intensidad y apostó de inicio por Van Rossom, López-Arostegui, Josep Puerto, Jasiel Rivero y Bojan Dubljevic. Dos triples consecutivos del base belga dieron la primera ventaja a los locales, aunque Clemmons la redujo también desde la línea de 6,75.

López-Arostegui y Benite se sumaban al duelo de tiradores, manteniendo la igualdad en el marcador (11-9), hasta que un triple de Dubljevic, seguido de dos canastas consecutivas de Puerto y Pradilla, permitió a los taronja una ventaja de +7 (18-11) que, sin embargo, no se pudo mantener al final del primer cuarto, después de que Eddie anotara un triple y 5 puntos seguidos (18-16).

A los taronja les costaba anotar de dos, pero lo compensaban con cinco triples en los primeros diez minutos de partido, con un 55% de acierto desde la línea de 6,75.

En la vuelta a la pista, los de Paco Olmos no tardaron en ponerse por delante en el marcador, aprovechando pérdidas de los locales y el acierto de Renfroe, Phillip y Nnoko (20-22). Una ventaja que aumentó minutos después tras un triple de Renfroe, que puso un inquietante 23-27.

A pesar de ello, los locales supieron mantener la calma, en parte gracias a un inmediato triple de Claver y a dos tiros libres de Van Rossom que les devolvieron la ventaja en menos de un minuto. A partir de ahí, y pese a volver a sufrir el acierto de Nnoko y Eddie, Labeyrie, Hanlan y López-Arostegui pusieron tierra de por medio mientras Paco Olmos intentaba frenar los buenos minutos locales con dos tiempos muertos casi consecutivos, que no impidieron que Labeyrie y Josep Puerto, tras un rebote ofensivo, cerraran la primera parte con un esperanzador 40-33 y con Peñarroya habiendo utilizado ya a sus 12 jugadores disponibles, con clara superioridad en el rebote.

El parcial de 6-0 previo al paso por vestuarios se amplió hasta el 14-0 en la vuelta a la pista, por medio de Dubljevic, López-Arostegui y Labeyrie. El 48-33 tranquilizaba a la grada y ni siquiera los cuatro puntos consecutivos de Benite llevaban los nervios a la pista, con un Valencia Basket que rompió definitivamente el partido con otro parcial de 10-0 por medio de Dubljevic, Pradilla y Dimitrijevic.

Triples visitantes en busca del milagro

Jasiel y de nuevo el normacedonio cerraron el tercer cuarto con un 62-43. Los de Olmos necesitaban casi un milagro para remontar y lo intentaron empezando a lanzar de tres, con acierto de Renfroe, Clemmons y Phillip. Sin embargo, un mate y un triple de Claver rompieron cualquier esperanza de los visitantes, que acabaron perdiendo 84-70 y se jugarán la permanencia en una dramática última jornada en la que, un Valencia Basket ya con los deberes hechos, será juez al medirse a otro rival de la parte baja como el Obradoiro.