Cristina Ouviña, fichada hace dos años del USK Praga, se ha convertido en una de las líderes del Valencia Basket que ha conquistado tres títulos y dos subcampeonatos de la Liga Femenina Endesa en las dos últimas temporadas. Según las palabras de la base internacional española en la sala de prensa de La Fonteta, tras la derrota en la final contra el Perfumerías Avenida de Salamanca, la zaragozana continuará jugando de 'taronja' la próxima temporada.

"A mí me vais a ver más, seguro... No sé si me van a cortar las alas luego (bromeó), pero sí", respondió al ser preguntado por su plan para la próxima campaña. La jugadora aragonesa es una de las referentes del equipo con las que el club tiene, prácticamente, acordada su continuidad en el proyecto de la campaña 2022/23.

"Sin duda, el cariño de la afición ha hecho que los momentos de bajón pasen. Siempre cuando las jugadoras salimos del pabellón, o donde nos ven, tenemos ánimos y buenas caras. A la gente quiero decirles que espero que cuando volvamos en agosto sigan teniendo la ilusión que tenemos nosotras", añadió Ouviña, que reconoció que tiene la ambición de seguir ganando títulos en el Valencia Basket.

Preguntada por la posibilidad creciente de jugar Euroliga sin fase previa, en función de nuevas sanciones a los clubes rusos para la campaña 22/23, la base indicó: "Ojalá. Estamos a la espera. Si así es, es algo que nos lo merecemos, ya el año pasado. La Euroliga es muy exigente y v a ser duro". Eso sí, la jugadora de la selección no esconde su preferencia por los títulos nacionales. "Me hacen más ilusión, si cabe", admitió. 

En un momento de la rueda de prensa, Cristina Ouviña se emocionó al recordar las dificultades de una larga y exigente temporada. "Ha sido tan diferente, ha sido el año en el que emocionalmente he estado fatal -hace una pausa, emocionada-... Ha habido muchos baches, yo soy muy exigente... He tenido momentos de querer tirar la toalla, sé que eso se puede llegar a contagiar... se ha visto reflejado en algún momento, y me da rabia, pero siento el orgullo de que al final, entre todas, hemos tirado hacia delante con las lesiones, perdiendo partidos que no tocaban, ganando otros sin realmente sentir que deberíamos haberlos ganado. No solo lo he sentido yo, ha sido colectivo..."

"Entre todas, hemos conseguido salir adelante, llegar donde hemos llegado, que ha sido mucho. Me siento orgullosa de haber jugado esta final porque en muchos momentos no lo hubiera imaginado, y con eso me quedo, orgullosa de mis compañeras, de todo el mundo que envuelve este club... Hemos tenido gente detrás que nos ha intentado ayudar como han podido, y me quedo con eso", argumentó con los ojos humedecidos la base del Valencia BC.