Con las eliminatorias por el título a la vuelta de la esquina, la ilusión se desborda en los ojos del ex NBA. Víctor Claver se muere de ganas por ser campeón de Liga de ‘taronja’ y admite que, a menudo, sigue recordando su primer gran día como profesional con 18 años. Aquel segundo asalto de cuartos de final, ante el Real Madrid, en el que se coronó con 18 puntos y sintió por primera vez la atmósfera mágica de La Fonteta. La que espera este martes, en el primer partido de cuartos de final contra el Bitci Baskonia. A continuación, su entrevista con SUPER:

A punto de empezar el ‘Playoff’, ¿Cuál es el ánimo general dentro del vestuario?

Pues, somos muy conscientes de la oportunidad que tenemos. La temporada ha sido difícil, ya que por las bajas ha costado tener regularidad. Y, aun así, hemos quedado terceros por detrás de Barcelona y Real Madrid después de 34 jornadas. Eso es un buen indicador de que se ha trabajado bien, y una posición que debemos aprovechar ahora en los cuartos de final. 

¿Puede decirse que se superó ya el duelo por la eliminación de la EuroCup a principios de mayo?

Sí, creo que sí. Está claro que teníamos muchas ganas, sabíamos que podíamos lograr un título jugando en casa. Pero Virtus jugó mejor, y después se demostró que han sido el mejor equipo, son los campeones. Cuando pasas por una situación así, solo queda centrarse en lo que queda por delante y olvidar lo pasado intentando que sirva para mejorar. La semana sin partido nos ha servido mucho para preparar bien este ‘Playoff’.

Menuda jornada loca fue la última. Tocó Bitci Baskonia. ¿Otro rival habría sido mejor?

Daba un poco igual por como han ido las cosas este año. Todos los equipos pueden ganarle a cualquiera. Todo está muy igualado. Hubo algún equipo como Manresa, que sorprendió y al final acabó un poco más abajo pero sigue siendo peligroso... o el Tenerife, que ha ganado un título y llegará con ganas. Vamos a ver cómo afecta la ‘Final Four’ de Euroliga, si tanto Real Madrid como Barcelona han salido algo tocados... En mi opinión, lo positivo es que está todo muy competido y es la razón por la que hay que preparase muy bien antes de cada partido. 

La tercera plaza tras Barça y Madrid es un indicador de buen trabajo. Hay que aprovecharlo ya con el factor cancha en estos cuartos de final

Baskonia solo ha perdido cuatro de sus últimos 15 partidos. Llega a la cita tras un pico de rendimiento creciente. ¿Qué es lo que más preocupa de este rival?

Me preocupa la calidad de sus jugadores. Engaña un poco el año que han hecho. Si analizas la plantilla, está claro que tienen jugadores para haber estado más arriba. Eso es lo que nos tiene que preocupar de ellos, que han jugado Euroliga, que cuentan con un grupo con mucha experiencia internacional. A tres partidos, lo hace complicado, pero sin olvidar que nosotros hemos sido mejores durante el año y somos favoritos en la eliminatoria.

Hace unos días, decía Jayson Granger, capitán de Baskonia, que "la clave estará en las defensas y en el primer partido". ¿Comparte su punto de vista? 

El jugar físico a nosotros siempre nos da ese plus. En ataque pocas veces hemos tenido problemas para anotar cuando jugamos con ritmo, pero lo que nos da el salto de calidad es cuando estamos bien atrás y dejamos a los otros equipos con pocos puntos. Sin duda, defender bien nos ayudará a ganar. Está claro que siendo eliminatoria corta, sí, será clave el primer partido.

¿Se sienten favoritos por la mayor regularidad y por poder jugar, si es necesario, dos partidos en casa?

No solo por eso. Somos mejor equipo en global y tenemos algo más de profundidad en el banquillo. El hecho de jugar en casa lo tenemos que aprovechar. Si la serie se alarga, todos tenemos que ser importantes y estar listos y preparados para lo que pueda pasar. 

El año que ha hecho Baskonia engaña... Nos tenemos que preocupar principalmente por la calidad de sus jugadores

Borrando el resultado, ¿firma para el martes un ambiente en las gradas de La Fonteta como el vivido contra Virtus Bologna?

Sí, sin duda. Ha sido uno de los partidos más especiales que he jugado con el Valencia BC. La gente tenía muchas ganas y nosotros, también. Ese día se notó un ambiente diferente. Al final, trabajamos en el día a día esperando que lleguen esos partidos, esos ambientes en los que sabes que hay mucha gente apoyándonos y animándonos, y es lo que nos gusta sentir. 

¿Qué sentido tiene que la española, quizá, la mejor liga de Europa no garantice ninguna plaza de Euroliga?

Hemos llegado a un punto en el que es difícil ver lo que es justo dentro de las competiciones. Evidentemente, todo el mundo quiere estar en la Euroliga, porque ahí están los mejores equipos. Pero es una competición especial. Yo creo que Valencia BC, por equipo, club y trayectoria de los últimos años, merece estar ahí... No es fácil, el billete más sencillo era con la EuroCup. Si queremos estar ahí, ganar la Liga nos puede impulsar. Está claro que es difícil de conseguir, aunque ya se hizo hace unos años y por qué no repetirlo. 

¿Cuál es el primer recuerdo que viene a la cabeza de Claver cuando escucha hablar de ‘Playoffs’?

La eliminatoria contra el Madrid en mi primer año, 2006/07, por entonces acababa de tener minutos porque me había costado entrar en la rotación. Recuerdo que La Fonteta vivió uno de esos días tan especiales. Pese a que no pudimos pasar (3-1), la verdad es que disfruté muchísimo aquel primer ‘Playoff’. Es algo de lo que me acuerdo muchas veces.

Neven (Spahija) consigue que todo el mundo esté a gusto y entienda su rol dentro de un equipo

Por cierto, esta semana va a cruzarse de nuevo con Neven Spahija, el técnico con el que levantó la EuroCup 2010 en València. ¿Mantiene el contacto?

No mucho, aunque cuando nos vemos nos tratamos con un cariño especial. En esa temporada y media, en 2010, que ganamos el título europeo, hubo una química especial dentro del vestuario entre el equipo y el staff. Por eso luego fue una de las claves para poder ganar. Neven es un entrenador que logra que todo el mundo esté a gusto y todo el mundo entienda su rol. Eso es un fundamental en los equipos, y él lo hace muy bien. Me hubiese gustado que hubiera seguido, y creo que él tiene la misma opinión, lo hemos hablado alguna vez, que si hubiésemos podido seguir con ese bloque habría sido una gran oportunidad, pero no pudo ser... Ese año todos los que estuvimos lo guardamos con mucho cariño.

Desde fuera, da la sensación de que llega físicamente fresco, olvidada ya la delicada lesión que le apartó durante cuatro meses. 

Sí, era el objetivo. Pese a la lesión, he tenido un tiempo para coger ritmo y adaptarme a la dinámica que ya llevaba el equipo, que era diferente a la de principio de temporada. Personalmente, me encuentro bien, me siento a gusto dentro del equipo, con el rol que tengo, y con ganas de seguir ayudando en lo que queda, que es lo mejor de la temporada. La verdad, estoy agradecido de poder estar jugando tras la lesión, que bastante mal lo pasé.