La selección belga de baloncesto despidió este jueves a uno de los jugadores más importantes de su historia, Sam Van Rossom. El jugador del Valencia Basket, club con el que cumplirá diez temporadas tras su última renovación, fue homenajeado en los prolegómenos del partido entre Bélgica y Eslovaquia, correspondiente a las Ventanas FIBA de clasificación para la próxima Copa del Mundo en 2023.

La afición belga presente en el pabellón de Mons rindió tributo a su base legendario. Van Rossom, que ha vestido en 121 ocasiones la camiseta de los 'Leones belgas', renunció a principios de semana a la selección de su país "para poder continuar en el Valencia BC", tal y como escribió el jugador de 36 años en su carta de despedida del equipo nacional belga. 

La Federación Belga de baloncesto entregó al 'taronja' una camiseta de Bélgica con su nombre y su número de internacionalidades a la espalda. "Antes del partido, honramos a nuestro capitán, nuestra leyenda, Sam Van Rossom", escribió la federación en las redes sociales. 

Van Rossom vivió una tarde cargada de emociones en la que la selección belga se impuso con suma claridad a los eslovacos (102-59). Bélgica, que avanzará a la segunda fase de clasificación para el Mundial, es segunda del grupo A, con tres victorias y dos derrotas, por detrás de Letonia.