El fichaje de Kyle Alexander cerraba la plantilla del Valencia Basket de cara a la próxima temporada, cubiertas ya todas las posiciones a reforzar tras la llegada de Álex Mumbrú al banquillo taronja. Pero aunque el trabajo ya está hecho a la espera de la decisión que tome el club con Millán Jiménez y Guillem Ferrando -recientes campeones de Europa sub-20- Nenad Dimitrijevic puede agitar aún el mercado de fichajes si el interés de otros clubes como el Unics Kazan, se concreta en una oferta interesante para el jugador.

Con tres años de contrato más como taronja y la fuerte competencia en su posición, la opción de una cesión parecía la única posibilidad para el jugador en caso de salir, pero el club no se opondría a su salida definitiva si el jugador tiene una buena propuesta y el mercado ofrece a otro jugador de garantías para suplirlo.

El Unics kazan ya tiene conversaciones con el jugador y de hecho, el periodista Luca D’Alessandro avanzó ayer que está cerca de cerrar un acuerdo con el club ruso, donde podría coincidir con el también extaronja Louis Labeyrie, que firmó por el equipo de la VTL el pasado 27 de julio. Un club, eso sí, en el que no podría jugar competiciones europeas la próxima temporada por la sanción a los equipos rusos por la guerra en Ucrania.

Dimitrijevic estuvo de baja casi dos meses desde final de octubre hasta mediados de diciembre por una rotura en la musculatura isquiotibial de la pierna derecha -donde ya había tenido una lesión muscular a principios de temporada- y después estuvo otro período de baja desde el 18 de marzo por una infección vírica.

Pero al margen de estas prolongadas ausencias, hay descontento en el club con su primera temporada y el propio Álex Mumbrú así lo dejó de manifiesto en su presentación como entrenador del Valencia Basket el pasado 22 de junio. «Es una decisión delicada. En cuanto a Neno (Dimitrijevic), el rendimiento que ha tenido no era el esperado, y es algo que tenemos que tratar. No hay por qué esconderlo».

Un mensaje que llegó al jugador y que hace que este tampoco se cierre la posibilidad de una salida siempre y cuando cubra sus expectativas deportivas y económicas.

En caso de no concretarse esta salida, el jugador se mantendría en una plantilla que a día de hoy es de 14 jugadores, ya que el club no piensa forzar ninguna situación y esperaría una mejora en su rendimiento en su segunda temporada.

Canteranos pendientes

Sin embargo, si finalmente deja el club, el Valencia Basket volvería en busca de un refuerzo al mercado, con la posibilidad de que Millán Jiménez continuara en la disciplina taronja, ya que aunque los cuatro cupos de formación obligados estarían cubiertos -tres de ellos en la posición de alero-, al no haber margen, habría que inscribir a algún canterano en caso de lesión de alguno de ellos. Si no saliera, sería muy probable que tanto Jiménez como Ferrando fueran cedidos.