El Valencia Basket podría cerrar en breve su plantilla si finalmente fructifican las negociaciones con el base estadounidense Jared Harper. El acuerdo de cesión del macedonio Nenad Dimitrijevic al Unics Kazan, anunciado este miércoles, ha dejado un hueco en la plantilla taronja que los responsables técnicos del club, con el director Deportivo, Chechu Mulero a la cabeza, esperan cubrir próximamente.

El elegido y mejor posicionado de momento es el estadounidense Jared Harper, un base anotador de 1,78 m., que cumplirá 25 años en septiembre y que esta temporada ha jugado en la G. League con el Birmingham Squadron donde ha sido uno de los jugadores más destacados.

El hecho de que el Valencia Basket haya puesto su mirada en Harper supone un viraje en el objetivo inicial del club que parecía encaminado más a que el jugador que cerrase la plantilla 2022-2023 fuese un 2-3 y no un 1-2, es decir un base-escolta, como es el caso de Harper. Además, el club a priori pretendía fichar un comunitario, requisito que no cumple Harper por lo que el Valencia Basket ha abierto también su abanico a jugadores extracomunitarios.

En estos momentos, las dos plazas de ‘extracomunitarios’ que permite la normativa de la Liga Endesa están ocupadas por Jasiel Rivero y James Webb III, una de las incorporaciones de este verano. Por tanto, si finalmente el club ficha a Jared Harper, habría tres extracomunitarios en la plantilla. Eso supondría que uno de los tres debería ser siempre descartado en cada convocatoria para los partidos de la Liga ACB,. No habría problema en la Euroliga donde sí podrían jugar los tres.

Este exceso de cupo de extracomunitarios en caso de llegar Harper podría solucionarse si finalmente Jasiel Rivero consigue el pasaporte español. El ala-pívot cubano ha iniciado ya los trámites para lograr la nacionalidad española.