Jaume Ponsarnau, entrenador del Surne Bilbao Basket, cree que su equipo va a recibir el domingo en Miribilla a un Valencia Basket "con ganas" de hacerle "pagar los platos rotos" después de la derrota encajada el jueves por el conjunto 'taronja' en su estreno en la Euroliga frente al Cazoo Baskonia.

"Vamos a jugar contra un equipo que si encuentra su potencial es claramente superior a nosotros", valoró el técnico de los 'hombres de negro' en la rueda de prensa previa optimista, no obstante, sobre las opciones de su equipo de encadenar la cuarta victoria consecutiva y mantenerse invictos en este arranque de curso.

Ponsarnau considera que "han salido cosas mejor de lo que tocaba" después de una pretemporada complicada por los problemas físicos y que, aunque aún les restan "infinitas cosas por mejorar", el Surne Bilbao está mostrando "buenas señales competitivas" en todos los partidos.

"Sabemos que el rival es muy fuerte y que tiene virtudes que nos van mal, pero queremos mejorar. Las victorias se celebran y se tienen que aprovechar para que el equipo tenga un espíritu positivo", añadió antes de recalcar que una de las claves del buen inicio es la aportación de todos los jugadores.

"Para nuestra propuesta de máxima energía es necesario jugar con rotación. Para encontrar intensidad, velocidad y fuerza necesitamos un equipo suficientemente largo", incidió.

Por otro lado, expresó su "máximo reconocimiento" a Alex Mumbrú, extécnico del Bilbao Basket y ahora del Valencia Basket, porque si "desde fuera ya parecía que había hecho un trabajo enorme" ahora que conoce el club vasco de primera mano lo cree "aún mayor" al ver "todas las cosas que ha aportado y ha marcado" a la entidad bilbaína.

"Miribilla va a aplaudirlo al máximo", espera el ilerdense quien, por su parte, aseguró que por su cabeza no pasa "reivindicarse" ante un equipo con el que consiguió los mayores éxitos de su carrera en los banquillos, entre ellos la Eurocup de 2019.

Pasado en València

"Aparte del Bilbao Basket soy de dos sitios más, Manresa y Valencia. En Valencia hubo momentos difíciles, pero más buenos y el recuerdo que tengo es muy bueno. Cuando juego contra el Valencia o el Manresa en mi cabeza no esta reivindicar sino intentar ganar a un equipo que ha sido mi casa", reflexionó.

Ponsarnau, por último, aseguró que su "máxima preocupación" para este encuentro es que "el exceso de información" que cree que controlan de su rival "no condicione la forma de jugar, de defender y de atacar". "A veces la sobreinformación te para y en este juego cuando te paras a pensar te pasan por encima, especialmente un equipo con jugadores tan rápidos como el Valencia BC", concluyó.