Paulista, capitán y uno de los protagonistas el pasado domingo en la reacción del equipo tras los insultos racistas de Juan Cala a Diakhaby (la plantilla abandonó al completo el campo tras las ofensas), ha contado su versión y ha reiterado el apoyo de la plantilla sobre su compañero. "Yo creo a Diakhaby. Lo conozco desde el primer día. Ya sabemos como es. Es muy tímido, muy tranquilo y se enfada de verdad. Creo mucho en él. Él no va a inventar ese tipo de cosas. Hay una acción de un balón que disputa y de repente sale de su zona para discutir con el jugador rival. No es ninguna mentira. Tanto yo, como la plantilla, el club y todo el mundo estamos al lado de Diakhaby. Esas cosas no pueden suceder", ha dicho el hispano-brasileño. Cabe destacar que pese a que Juan Cala sigue diciendo que es inocente, Competición le ha abierto un expediente para investigar lo sucedido y ya se han filtrado los primeros vídeos (en Inglaterra) que confirman los insultos.

"Cuando pasó todo escuché a Diakhaby decir “árbitro, me llamó negro de mierda”. El balón estaba cerca de nuestra área. Miraba a Diakhaby y al partido, y pedía que tiráramos el balón fuera. Hubo un momento en el que yo también quise salir de mi zona y el balón lo teníamos cerca. Robé el balón, lo tiré fuera y fui a defender a Diakhaby que estaba con varios jugadores del Cádiz CF. Vi que estaba muy enfadado, fuera totalmente de sí. Intenté protegerlo y calmarlo. Ahí fue cuando pudo calmarse y pudo hablar con el árbitro", ha dicho Paulista sobre el momento exacto del incidente en el Carranza. Su versión coincide totalmente con la de Diakhaby, quien este martes dio la cara "al encontrarse mejor" tras unos días muy duros.

Desde el primer momento, la plantilla ha estado al cien por cien con Diakhaby. Pero el equipo decidió volver al terreno de juego con el visto bueno del propio Diakhaby para ser sancionados. Así lo explica Paulista. "Llegó información al vestuario que si salíamos del campo perdíamos el partido y podíamos perder puntos en LaLiga. Diakhaby dijo que no quería eso, que quería que volviéramos al partido. Así lo hicimos y estamos a su lado.No se puede ofender a una persona de esta manera. En un campo puede pasar muchas cosas, pero este tipo de cosas no pueden suceder. Es una falta de respeto al ser humano. A mí me da igual mi color o el de mi compañero. Somos todos iguales y estas cosas no pueden suceder más. Tenemos que tratar a todo el mundo igual", zanjó Paulista.

¿Qué ocurrió en el Cádiz-Valencia CF tras los insultos de Cala a Diakhaby?