Patrick Cutrone está viviendo una auténtica pesadilla desde que fichó por el Valencia CF. El internacional italiano está relegado al ostracismo por Javi Gracia. Ni siquiera los goles con su selección y la sequía realizadora de Maxi Gómez le abren el paso. Su situación en el equipo es frustrante para el jugador y sonrojante para el club que peleó su cesión en el mercado de invierno. Por increíble que parezca lleva dos meses y medio en el Valencia y todavía no ha tenido ninguna oportunidad en el once titular. Nunca ha jugado de inicio.

El delantero se ha tenido que conformar con 56 pobres minutos en los nueve partidos que ha estado a disposición del entrenador. Jugó contra el Athletic (25'), Real Madrid (7'), Getafe (9'), Levante (14') y Cádiz (1'). En el resto de partidos no salió al césped. Ha disputado un escaso 6% de los minutos desde su llegada. Además, siempre que ha participado lo ha tenido que hacer durante las segundas partes y por debajo en el marcador. Gracia lo sacó perdiendo 1-0 en Bilbao, 2-0 en Madrid, 2-0 en Getafe, 1-0 en el Ciutat y 2-1 en Cádiz. En el Ramón de Carranza, por ejemplo, no pensó en el italiano hasta el minuto 89. Un minuto después del gol del Cádiz. El domingo contra la Real Sociedad ni jugó.

Cutrone siempre ha tenido que salir contracorriente con resultados. Un escenario que no es el adecuado para que un jugador pueda desplegar su fútbol. Ni tiene ni siente la confianza de Gracia. La afición ni siquiera ha podido juzgar al jugador para bien o para mal porque realmente no sabe cómo juega. Hay un dato tan revelador como triste que habla por sí solo de lo que está sufriendo el futbolista. Va camino de los tres meses en el Valencia y todavía no sabe lo que es jugar en Mestalla. Lo poco que ha jugado en su cesión ha sido como visitante.

La no gestión de Gracia

Su historia como blanquinegro es un drama. Hasta Rubén Sobrino Patrick hizo las maletas rumbo al Valencia con la ilusión de relanzar su carrera y recuperar el protagonismo perdido en la Fiorentina y el Wolverhampton. El delantero aterrizó a finales de enero con la esperanza de ser importante y ayudar al equipo a escapar de los puestos de abajo. Asumió que al principio podía costarle entrar en el equipo por la competencia de Maxi Gómez, Kevin Gameiro y Manu Vallejo, pero estaba convencido de que con trabajo, esfuerzo y hambre de minutos pronto llegarían las oportunidades. Su arranque fue ilusionante. Gracia se lo llevó a Bilbao con solo dos entrenamientos en las piernas, debutó en San Mamés y pudo estrenarse como goleador en su estreno. «Estoy muy feliz, muy contento. Espero continuar así», decía esperanzando en La Catedral. Lo que no sabía es que por desgracia le esperaba todo lo contrario: suplencias y minutos de la basura.

Sin confianza del técnico

'Cutro', como así lo conocen en el vestuario, regresó hace dos semanas con ilusión y energía renovada del Europeo Sub-21. El italiano brilló con luz propia en el campeonato con dos goles y una asistencia que levantaron su ánimo. «La temporada esta siendo dura para mí, no encuentro la continuidad que me gustaría en el campo, pero siempre he dado lo mejor de mí porque este es el mejor deporte del mundo y creo que mi momento va a llegar», aseguraba en la 'Rai'. En uno de los goles se abrazó al seleccionador como agradecimiento a la confianza que no siente de Gracia. El italiano creyó que su actuación con la 'Azzurra' cambiaría su suerte, pidió paso en el Valencia, pero lejos de aprovechar la inercia positiva de Cutrone, la respuesta del entrenador fue mantenerlo en el banquillo: un minuto en Cádiz y cero ante la Real.

Sorprende hasta al vestuario

La plantilla tampoco se explica la falta de oportunidades de Gracia al italiano porque está entrenando bien desde que llegó al Valencia. ¿Y entonces por qué no juega más? La única explicación del navarro es que hay muchos jugadores en su posición y tiene que «elegir». Así justificaba la titularidad de Maxi casi por decreto y la ausencia de minutos el domingo del Cutrone, Kang In y Manu Vallejo. «Maxi a pesar de no estar en un gran momento cara a gol sí que ha sido importante en otro tipo de acciones como provocar penaltis. Es cierto que no está viendo puerta con facilidad, pero tratamos de elegir. El otro día salió Kevin, marcó, hoy le ha tocado salir desde el banquillo y cuando le toque a Cutrone seguro que lo hará bien... Tenemos varios jugadores para esas posiciones y tengo la difícil tarea para elegir dos y se quedan dos o tres sin jugar». La sanción de Maxi (el Comité de Competición falla este miércoles y la previsión es de dos partidos de castigo) le abre el paso otra vez. Gracia decide. ¿Lo ignorará de nuevo?