El Valencia CFLa planificación del equipo para la temporada que viene se fundamenta en dos ideas. Una la necesidad de seguir vendiendo futbolistas, si bien no al nivel de la temporada pasada, y hacer fichajes que no supongan un desembolso económico importante. En eso sí es sustancialmente diferente a la temporada pasada en la que además de vender a jugadores como Ferran, Rodrigo, Parejo o Coquelin, no se fichó a nadie.

Por posiciones este periódico ya ha venido contando que las prioritarias son la defensa, en concreto los centrales porque habrá al menos dos bajas de los cinco que hay en plantilla, Ferro y Mangala ya que ambos terminan contrato. También se estudia hacer fichajes en la delantera porque saldrán Gameiro y CutroneY Kang In Lee, que termina contrato en 2022 pero el club ya sabe que no quiere renovar y que por lo tanto tiene que traspasarlo este verano si quiere sacar algo por él. De no hacerlo, en junio de 2022 se marchará gratis.

El centro del campo es la otra línea a reforzar. Termina contrato el uruguayo Oliva por el que el club tiene una opción de compra que parece no va a ejecutar dado lo poco que está jugando, por lo que la posición del doble pivote quedará muy desprotegida ya que en plantilla solo están Carlos Soler y Carlos Soler Uros Racic Wass puede jugar ahí de manera puntual porque es un futbolista polivalente, pero no es su posición.

Por ello el Valencia CF ya maneja una lista de pivotes y uno de los que más gusta es el portugués Samú Costa, que juega en el Almería. Samuel Almeida Costa es un centrocampista de 20 años que juega en el conjunto almeriense cedido por el Sporting de Braga. Tiene un gran despliegue físico, mide 1'83, y sobre todo es una de las grandes sensaciones de la segunda división española. De hecho, está considerado el mejor centrocampista de la categoría de plata del fútbol español.

El jugador gusta mucho en el Valencia CF hasta el punto que hace unas semanas hubo una reunión en València con una de las persona que trabaja en la empresa de representantes que lleva al jugador, que es Gestifute. De momento el futbolista está cedido en el Almería por el Sporting de Braga pero el conjunto andaluz tiene una opción de compra en su favor. Es una opción de compra que no está vinculada al ascenso del equipo a primera división, es decir, si el Almería sube no está obligado a ejecutarla, de hecho, la opción de compra finaliza en el mes de abril, antes que la competición de segunda división. El Almería puede adquirir el 60% de los derechos de Samú Costa por seis millones de euros, o bien el 100% por once. Desde luego, el equipo almeriense tiene la sartén por el mango ya que puede ejecutar la compra del futbolista y si no logra el ascenso, plantearse su venta porque se trata de un jugador muy cotizado en el mercado. Es una de las perlas de segunda división.