La temporada del Valencia CF terminó con el equipo perdido en tierra de nadie. Una decimotercera plaza con sabor a fracaso y con la sensación de un año tirado a la basura en el aspecto deportivo. La salida de la mayoría de los pesos pesados del vestuario y la falta de fichajes, llevaron a Javi Gracia a tirar de jóvenes con poca o nula experiencia.

El equipo ha visto cómo algunos jugadores han dado un paso al frente, empezando por los capitanes Gayà y Soler. El crecimiento del centrocampista se vio plasmado en unas grandes cifras que mejoran las sensaciones vividas sobre el césped. 11 goles y 8 asistencias justifican que tanto Gracia como Voro le colocaran como mediocentro. Eso sí, los cerca de 4.500 votos emitidos por los usuarios de SUPER le colocan como cuarto mejor jugador de la temporada. José Luis Gayà (35%) arrasó en las votaciones, mientras que Uros Racic (18%), Thierry Correia (17%) y Carlos Soler (16%) se reparten un buen puñado de los apoyos valencianistas. Guedes, gracias a su gran final de temporada, hizo olvidar todo lo anterior a un 12% de usuarios que le otorgaron el MVP. En sexta posición, lejos de los anteriores, Gabriel Paulista logró un 2% de los votos. El central anotó cuatro goles en LaLiga, una cifra brutal para un defensor.

Thierry, la revelación

El lateral derecho ha sido una posición complicada de cubrir en el Valencia CF del Siglo XXI. Muy lejos queda la estela de Jocelyn Angloma e incluso la de Miguel Brito. Con Piccini cedido en la Atalanta y Wass mostrando sus lagunas defensivas, Gracia le dio la titularidad a Thierry Correia. Sus inicios fueron muy complicados, con fallos defensivos propios de los nervios y de conceptos tácticos erróneos. El contexto y la falta de experiencia no ayudaban. Pero todo fue cortarse el pelo y empezar a crecer. Y a pasos agigantados. Su espectacular físico y la confianza del técnico le hizo mejorar hasta el punto de ser una pieza indiscutible en el once. Ni Wass ni la vuelta de Piccini al Valencia le hicieron temblar. Tanto es así, que el 60% de los usuarios le catalogan como el 'Jugador revelación del año'. Por detrás del luso, Racic se llevó el apoyo del 22% gracias a su enorme temporada en la que incluso mejoró el rendimiento medio de Kondogbia o Coquelin el curso pasado. Su presencia en el centro del campo ayudó en defensa y liberó las arrancadas de Soler. La buena racha de Yunus y la mejoría de Hugo en la defensa de tres les dieron el 6% de los votos.

Maxi y Gracia, las decepciones

Maxi Gómez cuajó una floja campaña. A pesar de ser el ariete referencia de un equipo de carácter ofensivo, muchos eran los partidos en los que desaparecía del juego en equipo. El contexto no le ayudaba en absoluto, cierto, pero sus desconexiones parecían más mentales que físicas. 7 goles y una asistencia en 2.700 minutos ligueros es un bagaje paupérrimo para el internacional uruguayo. Para un 36% de los cerca de 3.700 votos de esta encuesta concreta, el uruguayo fue el jugador más decepcionante.

Por detrás del sudamericano se encuentra Kang In Lee. Mala temporada la del joven centrocampista surcoreano, con un 21% de los votos. Sólo de chispazos no se vive ni tampoco se ayuda al equipo. Y, todavía menos, se gana uno la titularidad. Gracia es el técnico que más ha confiado en Kang In desde que debutó, pero para el asiático no fue suficiente y parece más que decidido a abandonar la entidad este mismo verano. Por otro lado, Javi Gracia fue el segundo valencianista más decepcionante con un 34% de los votos. Llegó engañado por la directiva y estuvo cerca de abandonar el barco, mostrándose más apático partido tras partido. Las esperanzas que la afición depositó en él en un inicio parecen haberse tornado en decepción. Guedes (5%) y Cutrone (4%) cierran, a mucha distancia, el quinteto de los desencantos.