La pretemporada de Bordalás va a poner a prueba a todos los futbolistas de la primera plantilla. Ese lema de «no trabajas, no juegas» está claro y todos tienen la mirada puesta en el próximo 7 de julio, fecha de arranque de esa nueva temporada a los mandos del nuevo técnico. Allí estará un futbolista que ha vivido un 2021 especial en lo personal más allá de la mala racha de un equipo que se ha mostrado poco competitivo y que acabó décimo tercero. Ese es Thierry Correia. El portugués empezó el año por detrás de Wass, se quedó sin minutos en la jornada 1 y en la 3 y apenas disputó 17 contra el Celta de Vigo a domicilio. Su primera titularidad llegó ante la Real Sociedad, con triunfo de los de Javi Gracia, pero es cierto que en ese primer mes y medio se le vio errático en defensa, con errores en la marca y sobre todo con ciertas dudas a nivel posicional.

Las dudas con el nivel del futbolista estaban encima de la mesa. Contra el Getafe además recibió una doble tarjeta amarilla que le dejó tocado porque llevaba cinco titularidades de manera consecutiva y sentía que estaba desaprovechando su oportunidad. A partir de ese momento llegó el momento de crisis para el luso. Se perdió el cara a cara ante el Madrid, se quedó sin minutos ante Alavés, Barcelona, Sevilla y Granada y apenas jugó minutos de ‘relleno’ contra Atlético, Eibar y Athletic. En un punto ‘muerto’, el lateral sacó fuerzas y empezó a crecer. Escondió poco a poco -con algún que otra excepción- sus errores y explotó sus virtudes en este 2021. Fue titular en 20 de los siguientes 22 partidos y la sensación es que se vio otro Thierry Correia. Con 22 años está a tiempo, es un futbolista que trabaja y que es disciplinado en el día a día y ahora mira a la pretemporada con la mente puesta en convencer a Bordalás. La gran duda es saber el rol que tendrá con el entrenador valencianista.

El técnico alicantino ha demostrado en Getafe que le gusta jugar con doble lateral. Sin ir más lejos, Nyom ha sido una de sus piezas más usadas por delante de Damián Suárez en ese costado derecho. Además, en izquierda, Bordalás ha usado siempre a Cucurella por delante de Mathias Olivera. El exjugador del Barcelona ya demostró explotar en esa posición en Ipurua de la mano de Mendilibar y su salto al Coliseum confirmó, junto al entrenador del Valencia CF, sus virtudes jugando en esa línea de cuatro del centro del campo. Por su parte, Correia también puede venir muy bien para un estilo de juego con defensa adelantada jugando como lateral puro. En un ida y vuelta explota su verticalidad y su velocidad y aunque Bordalás tiene fama de defensivo la realidad es que siempre opta por defensas muy adelantadas, salvo cuando superan líneas y ya junta todos en campo propio. De esta manera, Correia con mucho metros a la espalda podría ser un factor clave en esa presión para robar y atacar rápido. Y será en pretemporada cuando se vaya perfilando qué le pide el jefe del banquillo de Mestalla al portugués, quien se perdió el Europeo Sub-21 por positivo en Covid.

En cualquier caso, la mejor noticia es que dentro de las urgencias en los fichajes, en esa banda derecha parece que el Valencia CF sí puede contar con Thierry Correia, que ha cambiado su ‘historia’ en Mestalla en solo seis meses.