Maxi Gómez ha sido una de las decepciones de la temporada en el Valencia CF. Por cifras goleadoras, actitud e incluso por la sensación de ver cómo tras una apuesta importante de la entidad, el uruguayo aún no la ha roto. Por un problema colectivo evidente de competitividad pero también en lo individual. La llegada de Bordalás podía ser el principio del cambio del nueve, quien es consciente de que el alicantino ha potenciado a todos los nueves que ha tenido. La Copa América era otro punto clave para el atacante, que aunque tiene a Luis Suárez y Cavani por delante asomaba como un revulsivo de lujo ante los problemas ofensivos del combinado charrúa. El covid sin embargo le frenó, se perdió los dos partidos de clasificación a Catar y en la primera jornada del torneo, contra Argentina, se quedó fuera de la convocatoria. En definitiva, todo malas noticias para él.

El delantero no llegó a tiempo a jugar contra Argentina. No tanto por estar en el once titular, sino porque tampoco entró en la convocatoria después de llevar apenas unos entrenamientos con el resto del equipo. Y sorprende especialmente que Tabarez no cuente con él para esa cita, ya que los problemas de gol de la selección de Uruguay son más que evidentes. Lleva cuatro partidos consecutivos sin anotar gol y a pesar de eso, Maxi Gómez no tuvo sitio en el enfrentamiento contra Argentina por muchos motivos. El futbolista había tenido Covid y eso le ha impedido estar con el resto del grupo en ese proceso de clasificación y también de preparación para esta cita. Un cúmulo de situaciones que además, en caso de que algún club pensara en el uruguayo para este mercado, no permite al Valencia CF revalorizar al jugador.

Eso sí, Bordalás cuenta al máximo con el nueve, quien tiene claro que puede ser una de las figuras del ‘nuevo’ Valencia de la mano del entrenador alicantino. Pero la sensación es que jugando con un 4-4-2, sistema que usa el nuevo jefe del banquillo de Mestalla, el futbolista tiene que ser optimista de cara al futuro más próximo en la entidad valencianista.

Y partiendo de esa base, el delantero ahora tiene que tener en su mente intentar convencer a Tabárez de que merece más minutos. La buena noticia para él es que aún quedan tres partidos por disputarse en la fase de grupos, la cual además es muy cómoda ya que se clasifican cuatro de los cinco que compiten por un puesto en la siguiente ronda. Con ese margen por delante, la pregunta es cuánto va a jugar Maxi Gómez y qué rol le va a dar Tabarez, ya que tiene complicado disputarle el puesto a Luis Suárez y Cavani. Además, los principales problemas de la selección charrúa estuvieron en el centro del campo y en esa zona de tres cuartos, ya que Uruguay fue incapaz de llevar el balón a campo rival y ni tan siquiera dispararon a portería en los 90 minutos de juego.

Rodrigo de Paul

Quien sí estuvo bien en ese encuentro fue el exvalencianista Rodrigo De Paul, uno de los mejores futbolistas de todo el partido y que está a punto de fichar por el Atlético de Madrid para la próxima temporada. Eso dejará algo de dinero en caja al Valencia este verano.