Marcos André está en la agenda del Valencia CF. El club ha llamado al Valladolid para conocer su situación y por el momento no hay oferta, pero ya están al tanto de cuáles serían las condiciones de una posible salida. Actualmente lo que es claro es que el jugador no quiere seguir en Segunda y el conjunto de Mestalla está atento. Y es que el brasileño encaja por muchos motivos. Sus números no son enormes pero, en esta situación económica, la entidad no puede aspirar de hecho ha jugadores con mayor mercado o más caros. Es más, Marcos André tiene 25 millones de cláusula pero el descenso y el escenario del actual mercado permiten al conjunto valencianista pensar en que la operación es posible. Ahora la pregunta es, ¿qué podría dar el 9 al Valencia de Bordalás?

El técnico tiene una filosofía clara. Lucha, pelea, presión y hacer las cosas fáciles en ataque. No necesita de delanteros exquisitos con balón, perfiles de ‘segundos’ punta muy técnicos que bajen al medio a combinar para distribuir juego y después sufran algo más en la definición. José Bordalás del Valencia CF ha demostrado que el ataque tiene que beneficiarse desde lo colectivo a lo individual. Es decir, Jorge Molina, Mata y Ángel Rodríguez sobre todo han rendido gracias al trabajo de grupo y no solo haciendo la guerra por su cuenta. Marcos André tiene ese perfil de futbolista de choque, que pelea, capaz de bajar balones para oxigenar al equipo y también con ese punto ‘rebelde’ en la lucha con los centrales rivales. Además, el brasileño es un jugador que no es lento ni mucho menos. No es un velocista, pero tiene buena arrancada y uno contra uno con espacios ante los centrales. El juego aéreo es otra de sus virtudes. Es un delantero con capacidad y con recursos en ese sentido.

La pubalgia frenó el crecimiento que estaba teniendo en el Valladolid y esa capacidad para sentirse un hombre importante. Con él sobre el césped el conjunto de Pucela habría tenido sin duda muchas más opciones de salvarse. Pero el equipo descendió y ahora su salida del José Zorrilla es una opción con mucha fuerza. Y el Valencia está al tanto. José Bordalás necesita nivel arriba pero sobre todo mordiente. Músculo, hambre y jugadores con un perfil de sacrificio e implicación grande. En la 2020/21, entre todas las cosas que han faltado, ese carácter extra ha sido una de las claves. Por eso el técnico alicantino necesita futbolistas de ese tipo.

El futbolista además está capacitado para jugar con otro nueve al lado. El 4-4-2 de José Bordalás le sienta bien. Sobre todo por movilidad, por capacidad en el centro lateral con igualdad par -2 contra 2- ante los centrales y por esa capacidad para entenderse con otro futbolista del mismo perfil. Con diferencias evidentes en el juego comparado con Maxi Gómez, la sensación es que son dos rematadores. Mejores cerca del área que fuera. En lo técnico, eso sí. En lo que a bajar balones y oxigenar juego se refiere son dos hombres capacitados para aguantar, esperar y lanzar. Además tiene más nervio en la presión que el uruguayo.

Marcos André celebrando un gol con la elástica del Valladolid

Marcos André celebrando un gol con la elástica del Valladolid EFE

Te puede interesar:

Rendimiento en Segunda

El delantero ya sabe lo que es rendir en la categoría de plata y ha demostrado nivel de sobra para jugar en Primera. Con el Mirandés marcó 12 goles y eso le valió para confirmarse como uno de los nombres para mejorar el ataque del cuadro pucelano, que contó con él a pesar depensar en una cesión a Mallorca o una vuelta a Miranda de Ebro.