El descenso del Schalke 04 ha puesto en el escaparate a dos de sus mejores piezas, algo habitual en equipos que pierden la categoría y de los que se puede fichar calidad y experiencia a buen precio. Para el Valencia hay dos nombres claros en esa hoja de ruta: Matija Nastasic y Omar Mascarell, ambos enrolados ya en la pretemporada y en el momento idóneo para cambiar de aires. Así como semanas atrás se produjo una reunión con los agentes de Nastasic en València, en los últimos días se ha producido también una novedad relevante respecto a Omar Mascarell. Se trata de una alternativa de mercado que lleva tiempo encima de la mesa pero verdaderamente ha sido ahora cuando el Valencia ha realizado un acercamiento. El objetivo no ha sido otro que conocer en detalle su situación y de paso dejar a las claras que en este momento es una opción que se está valorando para reforzar el centro del campo.

Por poner en contexto. Omar Mascarell no es la opción prioritaria, pero sí una que encaja deportiva y económicamente si se caen las primeras opciones. El objetivo número uno de Bordalás es Arambarri, pero la operación se antoja complicada por las exigencias económicas de Ángel Torres. Y por la situación del propio Valencia. Y es que si bien primero fue el presidente del Getafe quien puso su nombre en circulación, esta semana fue el propio Bordalás quien reconoció su interés, unas palabras que en clave de mercado no han pasado desapercibidas. Sin traspasos a la vista se hace aún más complicado pagar un traspaso elevado. Es, sin duda, una de las ventajas de la candidatura de Mascarell. Podría salir gratis del Schalke 04 o por una cantidad muy baja. El equipo alemán, recién descendido, se perfila como un caladero interesante para el Valencia, que también se ha interesado por la situación de Matija Nastasic. Ambos curiosamente podrían cambiar de aires al mismo tiempo y en la misma dirección.

Después de una semana extra de vacaciones, central y medio se han reincorporado a los entrenamientos con el cuadro germano. Aunque a Mascarell intentaron convencerlo para que se quedara, sus planes pasan por cambiar de aires. De hecho, al igual que Nastasic para el Schalke, es un problema porque está obligado a seguir reduciendo masa salarial y ya se ha desprendido de tres de las fichas más altas y fichado a seis jugadores para la nueva categoría. Para el Valencia, que mantiene las dos operaciones en ‘standby’, el problema es el tiempo y la competencia.

13

Los nombres del día en el mercado de fichajes

Omar Mascarell es el cuarto español con más partidos en la Bundesliga. Ha sido capitán del Schalke en dos de sus tres temporadas, por lo que se adapta al perfil de jugador con empaque y liderazgo. En 2018 ganó la Copa con el Eintracht siendo titular en la final contra el Bayern. Ese título fue clave para que el Schalke desembolsase 10 millones por su traspaso: seis para el Real Madrid, que lo había recomprado, y cuatro para el Eintracht. En su primer año en Gelsenkirchen se proclamó mejor recuperador de la Bundesliga. Y es que el futbolista del cuadro minero es un jugador que encaja y mucho con Bordalás precisamente por esa capacidad para robo y ataque rápido. No necesita lucirse con balón. Además es un pivote que encaja con el 4-4-2.

Además es un pivote que encaja con el 4-4-2. Los motivos son claros. No es un pivote que necesite jugar sí o sí en un 4-3-3. Es inteligente en la elección de cuando saltar a un costado, cuando quedarse atrás para liberar a un medio más ofensivo (perfil Soler) y además es inteligente a nivel táctico. Por su parte Nastasic es un futbolista al que le frenaron las lesiones, pero puede aportar veteranía y seguridad.