La Copa América de Maxi Gómez ha sido un drama. El delantero del Valencia CF ha caído eliminado esta madrugada en cuartos de final con una pobre actuación tanto a nivel colectivo como individual. Su paso testimonial por el torneo ha sido decepcionante. El internacional charrúa solo ha jugado 8 minutos en 5 partidos y lo peor es que, se recordarán tristemente porque falló una ocasión clamorosa con la portería vacía que dio la vuelta al mundo. El resto: tres veces descartado en la grada y un banquillazo. Peor imposible. 

Maxi no entró al torneo con buen pie. El delantero uruguayo dio positivo por Covid-19, se perdió los dos partidos previos contra Paraguay y Venezuela clasificatorios para el Mundial 2022 y, aunque entró en la lista definitiva, llegó a la concantración fuera de forma tal y como reconoció el preparador físico de la celeste. El seleccionador Óscar Washington Tabárez lo dejó fuera de la convocatoria en los dos primeros encuentros de la fase de grupos contra Argentina y Chile. 

Su única aparición en la Copa América llegó contra Bolivia en la tercera jornada. Maxi entró en el campo en el minuto 88 en sustitución de Luis Suárez (el partido acabó en el 96') y fue protagonista de un error que se hizo viral provocando una lluvia de críticas. Lejos de reivindicarse, Maxi volvió a ser el descarte en el último partido de la fase de grupo frente a Paraguay. Lo vio desde la grada. Era la confirmación de que no entraba en los planes del seleccionador. 

El valencianista volvió al banquillo en cuartos contra Colombia, pero ni siquiera salió al césped a pesar de los problemas de Uruguay para encontrar el gol. Tabárez confió hasta el final en Luis Suárez y Edinson Cavani a pesar del 0-0 del tiempo reglamentario. En los penaltis el portero colombiano David Ospina detuvo los lanzamientos de José María Giménez y Matías Viña mandó a casa a Uruguay. 

Uruguay, sin consuelo tras la eliminación. EFE

Tabarez lamentó la falta de contundencia de Uruguay cara a puerta ya que los partidos pasan por "no recibir goles y por hacerlos". "Es algo que habrá que mejorar. A veces se dan ciertas rachas negativas y es cuando más hay que insistir en trabajar para buscar las soluciones, el problema está detectado y la oportunidad vamos a tener de ver si lo solucionamos son los próximos partidos clasificatorios (Mundial)".

Maxi pone fin en Brasil a una temporada para el olvido (solo 7 goles con el Valencia) y comienza sus vacaciones. El delantero no se ha revalorizado en la Copa América. Todo lo contrario. Maxi sigue perdiendo valor. Su situación no cambia. Los planes del Valencia (y más después de su campeonato) no pasan por vender a Maxi. El jugador cuenta para José Bordalás aunque, como la mayoría de jugadores de la plantilla, no tiene la etiqueta de intransferible.