Solucionado el problema en defensa con la incorporación de Omar Alderete, el Valencia centra sus esfuerzos en los fichajes del mediocentro defensivo y el delantero. José Bordalás se marcó como prioridad a su llegada al banquillo la contratación de un central zurdo en su idea de construir el equipo de atrás hacia adelante. El siguiente paso para dar forma a la columna vertebral del equipo es el ‘stopper’. El club trabaja en consenso sobre una lista de candidatos elaborada en las primeras reuniones de planificación deportiva entre el presidente Anil Murthy, el secretario técnico Miguel Ángel Corona y el entrenador. Y el candidato número en la lista de mediocentros del Valencia sigue siendo Mauro Arambarri.

El fichaje del mediocentro uruguayo del Getafe era y sigue siendo la primera opción del Valencia. Su llegada del charrúa es complicada por las exigencias económicas de Ángel Torres, pero ni mucho menos está descartada. El técnico ya ha trasladado al club la necesidad de invertir en una posición que considera fundamental para sentar los cimientos del equipo. Arambarri se ajusta como ningún otro centrocampista al perfil que busca Bordalás. A favor del Valencia juegan las ganas del jugador de salir del Getafe este verano para dar un salto de calidad en su carrera y su conexión directa con Bordalás. El problema, como casi siempre, es el dinero. Ángel Torres (seguramente como estrategia de negociación) remite a la cláusula de 25 millones de euros. «No sé si el Valencia podrá hacer frente a una operación así», decía el propio presidente azulón. La competencia es dura.

Lerma y Mascarell

Bordalás sigue soñando con Arambarri. El verano es largo y el Valencia está obligado a esperar. Mientras tanto, el club mantiene abierto un abanico de alternativas sobre las que ya ha trabajado y que siguen encima de la mesa. Una de las que ofrece mayor garantías es Jefferson Lerma. El mediocentro colombiano del Bournemouth interesa. De hecho, el Valencia ya ha entablado conversaciones con el club inglés para plantear una posible operación. El Bournemouth pide dinero por la cesión y tasa al jugador en 20 millones por un posible traspaso. Hace tres años realizaron un desembolso de 30 ‘kilos’ y quierer recuperar buena parte de la inversión. Otras de las opciones bien colocadas en la lista de mediocentros es la de Omar Mascarell. El jugador español del Schalke 04, con galones en la Bundesliga, encaja en lo deportivo y se ajusta más a lo económico. Su salida es más asequible. El club ya ha realizado un acercamiento y conoce su predisposición de jugar en LaLiga española. El problema es la alta ficha que cobra.

Herrera y Gudelj

El Valencia también está atento de la situación deportiva de otros mediocentros que no han tenido continuidad en sus clubes e interesan si se caen las primeras opciones de la lista. Uno de ellos es el mediocentro mexicano del Atlético de Madrid Héctor Herrera. La llegada de Rodrigo de Paul le abre todavía más las puertas de salida del Wanda. El club rojiblanco lo tasa en 7 millones. El club también está pendiente de mediocentro serbio del Sevilla Nemanja Gudelj, que perdió protagonismo en el último año. La obligación del club es mantener todas esas vías abiertas y así está sucediendo.

En cuadro sin Soler

La marcha de Carlos Soler a los JJOO de Tokio, la ausencia del internacional danés Daniel Wass (está de vacaciones después de la Eurocopa), la salida de Christian Oliva y la falta de refuerzos para el doble pivote ha dejado en cuadro al centro del campo en la pretemporada. Bordalás ahora solo cuenta con Uros Racic, más allá de los jóvenes Koba Koindredi y Vicente Esquerdo. 

Atentos a otras posiciones

El Valencia sigue negociando con el Valladolid por el delantero Marcos André. El extremo Bryan Gil gusta, pero su llegada cedido es muy difícil y estaría condicionada a realizar una operación con el Sevilla.