La economía del Valencia CF no permite realizar grandes movimientos. Y, casi, ni pequeños. Omar Alderete es el único jugador que ha llegado al cuadro de Bordalás en lo que llevamos de mercado.

La prioridad de la secretaría técnica ahora pasa por incorporar a un centrocampista, lugar donde resaltan los nombres ya mencionados de Arambarri y Lerma. Uno, otro o los dos en diferentes condiciones serían lo deseado por el club, que sólo cuenta con Uros Racic como mediocentro específico, además del reconvertido Soler.

Dejar salir antes de entrar

La premisa del Valencia CF pasa por desprenderse de algunos jugadores antes de incorporar caras nuevas. Alderete llegó porque Mangala y Gameiro dejaron el club tras terminar su contrato, así como el cedido Ferro. Estaba claro que era una necesidad vital. Ahora están, además del paraguayo, los Paulista, Guillamón y Diakhaby.

¿Puede regresar Murillo al Valencia CF?

Sí, sin duda. El colombiano con pasaporte español ya fue tanteado en un par de ocasiones para volver a vestir la elástica blanquinegra. La Sampdoria está abierta a una negociación ventajosa para todas las partes y es que todavía adeudan al Valencia CF parte de los 13,3 millones en los que se cifró su traspaso. En cualquier caso, el club valenciano tendrá que rascarse algo el bolsillo. Para ello, es obligatoria la salida previa de Diakhaby por una cantidad sustancialmente superior a la que pueda reinvertir en Murillo.