El Valencia tiene mucho trabajo por delante en el mercado de fichajes. La llegada de Alderete ha sido la única hasta la fecha y la operación salida sigue estancada, mientras en la entidad esperar poder desbloquear las ventas para acudir al mercado con algo de ‘cash’. El técnico, José Bordalás, reconoció a su llegada que el objetivo era un central, un medio y un delantero. Como mínimo. A partir de ahí, el equipo necesita retoques en muchas posiciones. La banda, un posible lateral derecho e incluso la posibilidad de otro central. La primera de esas posiciones además se considera importante dentro de un cuerpo técnico que, como se ha visto en el Getafe, le han dado importancia a los futbolistas que actúan por fuera.

El Valencia la temporada pasada tuvo un déficit en esa zona y, salvo las subidas de Gayà y Thierry Correia, el equipo no encontró un jugador determinante en la banda ni mucho menos. Álex Blanco, Yunus Musah (sí tuvo un buen arranque pero se fue apagando), Guedes rindió más arriba que en el carril, Cheryshev con poco protagonismo, Kang In que es más un segundo punta y Jason que no cuenta y se le busca sitio. En definitiva, las alternativas para jugar por fuera obligan a acudir al mercado. El perfil está claro: Kenedy.

El brasileño es el que más gustaba pero la situación es complicada. Eso sí, la hoja de ruta en ese sentido está clara. El club está trabajando en jugadores de banda, con verticalidad, más capacitados para el centro y con una vertiente ofensiva pero con sacrificio defensivo. 

Necesidades de Bordalás

En el primer partido de pretemporada se vio, entre otras cosas, que falta profundidad por fuera. El centro del campo es importante pero en la banda costó encontrar fluidez y ocasiones generadas para hacer daño al Villarreal. En el centro tampoco se estuvo acertado y eso es la mejor muestra de que falta todavía calidad y también activos acordes a la idea de Bordalás.

Con Gonçalo Guedes en la puerta de salida y teniendo en cuenta que rindió más junto a Maxi arriba, el Valencia tiene un problema por fuera. Una de las alternativas para ganar nivel por fuera es la de Carlos Soler, como ya hiciera en la etapa de Marcelino García Toral, pero sigue sin ser ese perfil ‘extremo’. Por poner en contexto, Levante o Villarreal dos de los equipos de la Comunitat, tienen en plantilla a futbolistas como De Frutos, Yéremi Pino, Chukwueze o incluso la baza de un futbolista como Morales. Cuatro jugadores con perfiles distintos, pero que el Valencia no tiene. Al menos de garantías. Cheryshev no ha demostrado ser ese futbolista ni mucho menos y Yunus parece, tras lo visto en el primer partido, destinado a ser un jugador más preparado para la zona de ataque que para la línea de cuatro del medio.

En definitiva, Kenedy o Rioja, futbolistas que están encima de la mesa, son perfiles necesarios en un equipo que ahora mismo carece de jugadores para un determinado fútbol. Cabe recordar que la pasada temporada, Gayà fue por izquierda mucho más protagonista en fase ofensiva que el extremo que tenía por delante. Y eso habla bien del de Pedreguer pero demuestra que falta un hombre con poso durante los partidos. Es necesario acertar en este mercado de fichajes porque la temporada es larga y hace falta uno, como mínimo, en plantilla.