El acuerdo con CVC que ha aprobado este miércoles por unanimidad la Comisión Delegada de LaLiga soluciona en el plazo inmediato el problema de la mayoría de clubes con el control financiero, ya que les permitirá inscribir a sus jugadores y en principio reactivará el mercado.

Sin embargo, sus efectos más importante serán a medio y largo plazo. Un 70 por ciento se destinará a infraestructuras, un 15 al control financiero y el otro 15 a las deudas contraídas durante la pandemia. El Valencia recibirá una cantidad que rondará los 120 millones de euros y que podrá usar durante las próximas temporadas. El Levante, algo más de la mitad, en torno a 70.

El reparto, similar al de la venta centraliza de los derechos de TV, está basado fundamentalmente en el histórico deportivo de las seis últimas temporadas. LaLiga, una vez se apruebe en la Asamblea de la próxima semana, llegará a acuerdos individuales con cada club en función de sus circunstancias para darles el dinero.

Satisfacción en los clubes valencianos con la inyección económica de LaLiga

Los clubes valencianos están a nivel interno satisfechos con el acuerdo. clave en el desbloqueo del mercado de fichajes. Todos estaban pendientes de una medida así, aunque no estaba previsto que los acontecimientos se precipitasen hasta dentro de unas semanas.

Y es que la comunicación de la operación financiera con CVC se ha precipitado en cuestión de horas a raíz de una filtración en New York Times. La información la venta de una parte del negocio del fútbol español ha obligado a que la patronal reaccionase con una nota aclaratoria sobre la filosofía del acuerdo. Se trata, en esencia, de una inyección en la que se lleva muchos meses trabajando y que dejará alrededor de 2.700 millones en las arcas de los clubes en función de distintos ratios y variables, entre ellos su histórico.

Sin necesidad de vender para inscribir futbolistas

El Valencia, que hasta ahora solo ha fichado a Alderete, recibirá una cantidad cercana a los 120 millones de euros, un ayuda con la que aliviaría sus tensiones a plazo corto. En una situación similar se encuentra el Levante, con dificultades para abonar la ficha de los jugadores correspondiente a la segunda parte de la temporada pasada y con un elevado número de descartes fuera de mercado a los que le está resultando imposible dar salida. Para el Elche también se trata de una bombona de oxígeno mientras que el Villarreal, el que mejor venía capeando el temporal, podrá beneficiarse igualmente del acuerdo.

No todos los clubes, sin embargo, han recibido el acuerdo con los brazos abiertos. Es el caso del Real Madrid, uno de los promotores de la Superliga. Por contra, para el Barcelona significará el espaldarazo definitivo con el que renovar a Messi.