El Valladolid está enrocado con Marcos André. El conjunto de Pucela es consciente, aunque no ha alcanzado todavía esas cantidades, de que el Valencia CF está dispuesto a llegar a los cinco millones de traspaso por Marcos André e incluso a ceder un porcentaje de una futura venta que implique una plusvalía.

Han sido claves que se han ido puliendo. De hecho el único nombre propio del que se habló de forma directa y clara en la reunión telemática reciente entre Peter Lim y Bordalás como fichaje del Valencia CF fue el del delantero de origen brasileño.

Pero en el conjunto blanquivioleta, al margen de la voluntad y la necesidad de obtener ingresos tras su descenso a LaLiga SmartBank, así como de la larga nómina de futbolistas con ficha del primer equipo, también tiene la firme voluntad de ‘compensar’ un coste añadido que tiene la operación. Y es que todo lo que ingrese ahora el Valladolid por el jugador no iría a parar a sus arcas ya que el club de origen del futbolista, el modesto Guaratinguetá, se resuelve un porcentaje importante de sus derechos federativos, si bien SUPER no ha podido confirmar exactamente cuál es ese porcentaje. En cualquier caso el Valladolid hace sus cuentas y quiere que le quede lo ‘suyo’.

El Valencia, mientras, ha tenido sobre la mesa alguna operación paralela para poder intentar cerrarla, pero siempre se ha ido a parar a la conclusión de que Marcos André es el futbolista que ahora mismo cubriría las necesidades por perfil y potencial para el ataque de lo que ofrece el mercado

A partir de ahí el otro fichaje que se considera prioritario es el de un centrocampista posicional. Es una demarcación en la que pese al regreso de Carlos Soler (que podría acabar jugando en banda) y las recuperaciones de Racic y Wass (esta última siempre condicionada por la evolución del mercado) sigue habiendo carencias. De hecho ninguno de todos ellos es un centrocampista compensador (como tampoco lo es en origen Hugo Guillamón) y es por ello que el técnico ha insistido en la necesidad de fichar ahí.

Para fichar hace falta dinero o, más que dinero, conseguir que las normas económicas del control financiero permitan encajar el fichaje del futbolista y ahí cobra capital importancia la reunión de este jueves de la Asamblea de LaLiga para votar la operación ya aprobada por la Comisión Delegada de la patronal denominada ‘LaLiga impulso’.

Te puede interesar:

LaLiga Impulso: ¿En qué consiste?

La mayoría de clubes aún no tienen de todo claro cómo será el reparto ni en cantidades, ni en plazos (hay alguna duda respecto a lo que se puede emplear a corto plazo para cada aspecto financiero de cada club) de esos 2.700 millones que parece que finalmente acabarán entrando por la venta de parte de los derechos audiovisuales de los próximos 40 años, pero todo apunta a que para empezar permitirían a la mayoría de clubes a inscribir a los pocos fichajes que se han hecho y que en muchos casos todavía no se han podido inscribir, y a la vez, aunque sea menor y ayudado por las salidas, también abrirían la posibilidad de fichar. A partir del jueves se puede desatascar por tanto la operación.