El mercado de fichajes sigue parado en clave Valencia y Bordalás ya aprieta para conseguir tener cuanto antes caras nuevas. Como ha reconocido en varias ocasiones, al entrenador del cuadro valencianista le habría gustado tener antes fichajes y Marcos André es su gran prioridad. Tanto que le gustaría tener al ariete brasileño preparado para jugar contra el Alavés, algo que no es sencillo, ya que por el momento no ha salido del equipo ningún extracomunitario. El elegido era Kang In, pero de momento no ha salido y el desenlace no parece que va a llegar pronto. A pesar de eso, en el entorno del futbolista del Valladolid había optimismo en que la operación se iba a cerrar pronto e incluso la idea era que aterrizara hoy en la ciudad para poner la mente puesta en el próximo duelo liguero.

A 9 días del final de mercado, Marcos André es el gran objetivo y eso es algo evidente. Con todo cerrado ahora la situación está en manos de la entidad, que debe ser capaz de desbloquear una situación que sabía desde el arranque de mercado. Esa es la realidad. Ahora a falta de algo más de una semana la pelota está en el tejado de la entidad, que necesita cerrar operaciones para completar una plantilla que ha perdido este verano a Gameiro y Mangala, más los tres cedidos, y solo ha llegado Alderete. A partir de ahí, la realidad es que todo está focalizado en darle a Bordalás el tipo de futbolistas que quiere y necesita. Ese es el ejemplo del delantero de Pucela. También Keita Baldé, como Arambarri, una operación casi imposible.

Al margen de los futbolistas que podrían salir si llegara una importante oferta o de los 'descartes' de José Bordalás que están en la rampa de salida como Kang In (que además está bloqueando ciertas operaciones por ser extracomunitario), hay mucho trabajo por hacer en el tema de las llegadas. Tanto los titulares como la apuesta por rellenar el banquillo, algo que como se vio en Granada es un problema en estos momentos.

Keita Baldé

En ese sentido, al margen de las apuestas que aparecen como 'plan A' que requerirán una apuesta económica, el club trabaja en busca de refuerzos para mejorar el fondo de armario. Paralelamente a los movimientos más importantes, se están buscando alternativas para mejorar el banquillo. Jugadores que pudieran llegar por un coste mínimo y que eleven la competencia desde el banquillo. Cabe recordar que Bordalás apenas utilizó tres cambios ante el Granada, dos de los cuales fueron además en el descuento. El primero, Manu Vallejo, llegó en el minuto 78 cuando el equipo perdía desde el 16.

En cualquier caso hay algo evidente. Si de momento no se ha mejorado el once de la temporada pasada, el fondo de armario es importante pero es clave cerrar operaciones en el tiempo que queda hasta el final de mercado. No queda otra. Este lunes puede ser clave en ese sentido, ya que Bordalás se ha mostrado impaciente en las últimas ruedas de prensa y necesita fichajes para seguir logrando resultados. Algo que además se le prometió a su llegada. El tiempo se agota. El Valencia entra en la recta final del mercado de fichajes. Quedan nueve días para reforzar la plantilla como se le prometió a José Bordalás. La última palabra es de la propiedad.