A expensas del anuncio oficial, el Valencia y el Valladolid le han dado este martes el empujón final al fichaje de Marcos André, cuya llegada va a producirse en las próximas horas. El plan era que hubiese pasado la revisión médica el lunes pero se sigue a tiempo de que llegue a tiempo para el partido del viernes contra el Alavés. Es la idea tanto del delantero, que ha seguido entrenándose en Pucela pese a no jugar, y también la de Bordalás, quien sin duda más empeño ha puesto en su incorporación. El técnico ha recibido la noticia esta misma mañana de boca de Anil Murthy y Corona.

André va a convertirse en el tercer fichaje del verano tras Alderete y Mamardashvili, pese a que el portero venía en principio para el filial. Será también el primer traspaso desde Thierry Correia. La negociación, que en primera instancia apuntaba un punto de encuentro en los 4 millones de euros, ha llegado finalmente a los 8. Son dos menos que los 10 en los que se había enrocado el Valladolid, que con el dinero de esta operación está planteándose lanzar una oferta por el granota Sergio León. Además, el Valladolid se queda un 10% de una futura venta.

Marcos André, con el Valladolid. Real Valladolid

Con un ultimátum sobre la mesa tras la reunión en València de la semana pasada, han sido el jugador y su representante los que han acabado desbloqueando la situación. Su contrato, encarrilado desde hace semanas, será de cinco temporadas.

Kang In, en paralelo

De manera paralela, el Valencia y Kang In siguen negociando una solución beneficiosa para ambos que permita desbloquear la plaza de extracomunitario que ocupa el coreano y que ocupará el delantero es brasileño. Tras el pico de tensión de los últimos días, las partes han acercado posturas y todo apunta a que no se marchará con la carta de rescisión bajo el brazo. Sigue en la mesa, entre otras, opciones como el Mónaco o el Mallorca, aunque quien más ha apostado por el jugador ha sido el Braga.