El Valencia CF no ha encontrado salida para todos los jugadores que ha querido sacar de su plantilla. A última hora estuvo trabajando en una opción para Jason Remeseiro, pero finalmente no fructificó y el extremo gallego se queda en la plantilla. Otros jugadores como Álex Blanco tampoco han encontrado acomodo en esta ventana estival en la que ha padecido una lesión que le ha apartado del grupo.

Otra situación que ha arrastrado sin éxito todo el mercado ha sido la de Mouctar Diakhaby. El club puso al central galo en el escaparate desde el día uno, pero no han llegado propuestas acordes a las pretensiones de la entidad de Mestalla. Desde la entrada de Jorge Mendes en escena se movieron las opciones por el francés y a pesar de que llegó el fuerte interés del Newcastle United, no se concretó en una oferta que satisficiese al Valencia CF, además del poco margen de maniobra que quedaba el último día para firmar un recambio de garantías para sustituirle.

La portería también es una demarcación con overbooking con Cristian Rivero en un limbo debido a que se queda con cuatro porteros y sin posibilidades de jugar. Rechazó propuestas a principio de verano y en el tramo final no ha podido encontrar nada atractivo.

Los que sí salieron en el tramo final fueron Kang In Lee, que bloqueaba el cupo de extracomunitarios, y Rubén Sobrino, que no entraba en los planes del entrenador como una primera opción y finalmente recalará en las filas del Cádiz CF. También lo hizo Jorge Sáenz.