Maxi Gómez no vive su mejor momento en la Selección de Uruguay. El delantero del Valencia CF tenía este parón una gran oportunidad para reivindicarse ante las ausencias por lesión de Luis Suárez y de Edinson Cavani, pero tras el flojo partido del combinado celeste contra Perú en el que el valencianista solamente pudo disparar una vez a portería, Óscar Washington Tabárez decidió sentarlo y apostar por el joven Agustín ‘El Canario’ Álvarez de Peñarol contra Bolivia. El ‘9’ blanquinegro quiere recuperar su status en su país y sabe que esta temporada es una gran oportunidad para hacerlo. 

El jugador de la entidad valencianista viajó a Sudamérica para el parón como delantero principal del equipo con la intención de cambiar su suerte después de una Copa América complicada en lo personal con pocos minutos por la exigente competencia y porque en su único partido no estuvo muy acertado. Y aunque el partido contra Perú fue muy malo a nivel grupal, contra Bolivia fue uno de los damnificados en el once. Muy mala fortuna, ya que el choque fue muy cómodo para el cuadro charrúa y su sustituto, ‘Canario’ Álvarez, el punta de 20 años de Peñarol logró anotar uno de los cuatro tantos de su equipo.

Contexto para reivindicarse

Maxi quiere recuperar su sitio en los planes de Tabárez y para ello primero tiene que reencontrarse a sí mismo. El charrúa lleva varias temporadas sin lograr guarismos similares a cuando explotó en el Celta de Vigo con 18 goles en la 17/18 y quiere volver a ser ese delantero letal dentro del área. Al contrario que la pasada temporada, ahora el uruguayo sí que cuenta con un contexto favorable para volver a despegar y sentirse importante.

Desde este verano se ha transmitido que es el ‘9’ de José Bordalás y que el alicantino tiene mucha fe en sus posibilidades, cree que es un atacante con buena materia prima y que puede explotar todo el potencial bajo su dirección. El equipo ha empezado firmando un siete de nueve en las tres primeras jornadas y practicando un fútbol directo de mucha calidad. Maxi no ha empezado fino de cara a portería, pero en la segunda mitad del duelo contra el Alavés ya mostró una buena versión con una asistencia a Guedes y ganando duelos aéreos. Puede y debe ser su año si quiere recuperar su status