Omar Alderete y Maxi Gómez fueron protagonistas en el césped de El Sadar igual que lo fueron durante las dos últimas semanas por la polémica de los internacionales sudamericanos. La sinrazón del TAS no pudo con ellos. El paraguayo y el uruguayo marcaron en la goleada del equipo y fueron determinantes contra Osasuna para alegría del club y de un José Bordalás que luchó desde el primer día por la titularidad de los dos hasta el punto de cambiar el plan de viaje del equipo. El técnico siempre creyó en ellos pese al cansancio acumulado y sus pocas horas de descanso. Los estaba esperando. Los quería en su once titular y no defraudaron. El central y el delantero brillaron en Pamplona para darle la razón al entrenador y ayudar a darle la victoria al equipo. Alderete y Maxi siguieron volando en el campo. Igual que en el chárter de LaLiga que los trajo ‘in extremis’ a España.

Alderete y Maxi aterrizaron en Manises el sábado por la mañana, entrenaron un día con el equipo y volvieron a subirse en una avión el domingo por la mañana rumbo a Pamplona. Bordalás reconoció que estaban «algo cansados», pero no dudó en alinearlos de inicio como en las tres primeras jornadas de LaLiga en detrimento de Mouctar Diakhaby y Marcos André. Fue un acierto. Aldetete estuvo imperial en facetas defensivas ayudando a Gabriel Paulista y exhibiendo su poderío en la recuperación, la anticipación y el juego aéreo. Además, puso la guinda con un cabezazo perfecto a la salida de un córner botado por Carlos Soler. Era el 1-4 y la confirmación de que había valido la pena el esfuerzo por contar con ellos.

Maxi también firmó posiblemente su mejor partido de 2021. Y no solo por romper su sequía con una buena definición atacando el primer palo. El charrúa estuvo más dinámico, preciso y rápido de ejecución que otros días. Llegaba antes y elegía mejor. El cansancio no les pasó factura. Al contrario, la confianza de Bordalás les reforzó y los hizo sentir mejores.  

El debut de Foulquier y Hugo

Bordalás improvisó una banda izquierda por las lesiones de José Luis Gayà y Denis Cheryshev. La solución la encontró en su nuevo fondo de armario. El técnico echó mano de Dimitri Foulquier para tapar el lateral izquierdo y apostó por Hugo Duro para el interior zurdo. Los dos jugadores demostraron desde el primer día que son polivalentes y que van a ser importantes para el equipo en cualquier posición. El francés cumplió en el lateral zurdo sin incorporaciones, pero con mucha fiabilidad en defensa. Solvente y sin errores. Es una garantía. También dejo buenas sensaciones Hugo Duro. El ‘19’ ha demostrado desde el primer día que es más que un delantero y rinde también en la banda. Ayer ayudó a Foulquier en la izquierda y se descolgó por el centro con peligro. También pidió un penalti por dentro. Curiosamente, solo falta por debutar el especialista en la banda izquierda que es Hélder Costa.