La caldera de Mestalla podría hervir con más intensidad el próximo domingo contra el Real Madrid después de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) de dejar sin validez de forma cautelar la medida de la Generalitat de limitar el aforo de los estadios valencianos a 20.000 personas. Las autoridades tienen cinco días para alegar y desde el club contemplan esta posibilidad, por ello son cautos a la hora de tomar la decisión de poner más localidades a la venta, algo que podría ayudar al equipo a hacer todavía más difícil el encuentro al conjunto madridista.

El pasado 1 de septiembre las autoridades valencianas se acogieron a la medida presentada por el Gobierno de establecer en 60 por ciento el máximo de aforo para los estadios de fútbol, pero añadieron un aspecto más: poner el listón en 20.000 espectadores aunque este número fuese inferior al porcentaje estipulado. Esta nueva ‘cláusula’ solamente afectaba al estadio de Mestalla, debido a que el número del resto de recintos no llegaba a ese tope.

El Valencia CF lleva vendidas algo más de 16.000 entradas para el domingo, por lo que todavía tiene alrededor de 4.000 disponibles contando con la previsión inicial. En el club siempre están previstos ante la posibilidad de ofrecer más entradas a sabiendas de la Liga de Fútbol Profesional iba a recurrir la decisión del Consell, pero de momento no tienen tomada una decisión porque no quieren verse en la situación de vender más entradas y que finalmente las autoridades valencianas ganen el recurso y tengan que lidiar con la situación de tener aficionados con entrada, pero sin posibilidad de acceso.

En la entidad valencianista están evaluando riesgos y mirando posibilidades conscientes de que la situación puede volver a cambiar, ya que el plazo que tiene el Consell para alegar hace que la decisión no sea firme todavía y que esté sujeta a modificaciones. Independientemente del número de personas, en el club están trabajando para conseguir que haya un gran ambiente en Mestalla el próximo domingo ciñéndose a la máxima de garantizar las mejores condiciones socio-sanitarias en el estadio.

En caso de que acabe prevaleciendo la decisión de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCV de suspender el límite de 20.000 espectadores, bien sea porque el recurso del gobierno valenciano sea insuficiente o bien porque no llegue a presentarse, el aforo posible de Mestalla crecerá hasta una cifra cercana a los 29.000 espectadores -ya que la división no se hace sobre el total de asientos que tiene Mestalla, sino sobre las entradas que pueden salir a la venta-. Un hecho que incrementaría notablemente la presión atmosférica con una afición enganchada al equipo que dirige José Bordalás después de un gran arranque de temporada y con la posibilidad de jugarse el liderato mano a mano con el Real Madrid.

Sin motivos para limitar en 20.000

Los magistrados del TSJCV creen que no hay motivos para acumular un requisito más a la limitación de aforo del 60 por ciento y recuerdan que la propia resolución de Sanitat ya establece una serie de medidas preventivas (un asiento de separación en la misma fila, sectorización de los accesos o uso de la mascarilla) y que, por tanto, creen que sin ningún factor de riesgo que lo justifique carece de sentido restringir el aforo a partir de una cifra cuando el porcentaje ya mide la relación asientos ocupados-asientos vacíos.