Había dudas de cómo iba a recibir el público de Mestalla a Kang In Lee en su regreso a casa y la respuesta fueron pitos. Cuando la megafonía pronunció su nombre en las alineaciones la afición de dedicó una sonora pitada.

Durante sus primeros toques de balón también recibió algunos pitos, pero de forma mucho más tímida y sin ser seguidos por la inmensa mayoría del estadio. Con el paso de los minutos se fueron intensificando.

Kang In Celebra el gol de cara a la grada de Mestalla

Kang In Celebra el gol de cara a la grada de Mestalla SD

El jugador surcoreano se formó en la Academia valencianista y llegó al primer equipo debutando de la mano de Marcelino García Toral, pero no llegó a asentarse con ningún entrenador y estuvo siempre envuelto en polémicas de índole societaria. En verano le quedaba un año de contrato y el club decidió darle salida y él no renovar su vinculación, por lo que acabó saliendo en el tramo final del mercado a coste cero rumbo a Son Moix.

En la segunda mitad dejó a su equipo con un hombre menos tras ver la segunda amarilla por una durísima entrada a Wass, que bien pudo ser roja de primeras.