El Valencia tiene un ‘amigo’ en el CD Utrillas. Es Lautaro Pandiella. El ‘6’ del equipo turolense nació en Argentina, pero es más valencianista que Mestalla. «Vine aquí de pequeñito a Teruel con seis años y unos amigos de mis padres me regalaron unas camisetas del Valencia y me empezaron a llevar a la peña del Valencia en Teruel. Yo era de Boca, pero lo fue dejando y me fui dando cuenta que el equipo que me marcaba era el Valencia. Me hice del Valencia en 2006 ó 2007 cuando estaban Villa y Silva».

Lo que pocos sabían es que también es oposición a Lim. «Soy de los que piensa que Marcelino no se tenía que haber ido del Valencia porque el equipo que había formado era ganador y muy especial. Si te soy sincero pienso que esa gente no debería estar en el club, creo que el club se tiene que llevar con gente valencianista de verdad que ame el escudo. La gente me hablaba por redes y leía lo de las protestas en el minuto 19. La gente está cansada del tema de Lim».

El argentino prefiere pensar en fútbol y los referentes blanquinegros que le han marcado. «Me marcó Aimar por todo lo que he visto después, el que más Otamendi, fue un año muy intenso, me veía todo aquel años, me compré su camiseta y este año me he aficionado a la gente que siente que está jugando en el Valencia como Paulista que se deja la vida en cada partido o Gayà y Soler que para mí tienen que jugar toda la vida en el Valencia y se tiene que retirar aquí». La camiseta de Gabriel ya está pedida. «Yo quiero la de Paulista, ya sé que no viene, pero si me la traen perfecto». Lautaro también se fija en Hugo Guillamón porque juega en su posición. Eso sí, se diferencian en una cosa. «Es muy técnico, a veces le falta más dureza, pero con Bordalás es un chico que va a crecer. ¡Yo rasco más!», bromea.

Mestalla es un templo para él, aunque el jueves no cambia La Vega por nada. «Jugar en Mestalla se barajó, hubiera sido bonito, he ido cuatro o cinco veces de pequeño, pero estar con nuestra gente en La Vega con los amigos y la familia es lo más grande». ¿Y si marca? «Lo celebraría porque al final me da igual quien está delante, yo represento a mi equipo y el escudo que llevo en el pecho es el del Utrillas». El del Valencia lo lleva en el corazón.