Hay una pregunta inquietante en las últimas horas: ¿Qué va a pasar con Guedes? El portugués se fue al banquillo contra el Rayo tras una pérdida que Bordalás consideró grave. Y su cara volvió a ser de pocos amigos. El portugués, que empezó el curso a un nivel muy alto, ha bajado su rendimiento. Y ya se sabe que es un futbolista especial. Bordalás se comprometió a que le sacaría rendimiento para venderlo el próximo verano por un precio más alto. Pero, cuatro meses después, la duda es razonable: ¿es un bache o se ha vuelto a quedar clavado?