Los que entran por los que salen. El Valencia CF pierde para el próximo duelo ante el Elche en Mestalla al capitán José Luis Gayà, pero por otro lado recupera a Dimitri Foulquier y Mouctar Diakhaby tras cumplir ambos ciclo de amonestaciones en la pasada jornada ante el Celta de Vigo. La realidad es que Piccini suplió con nota a Foulquier en Balaídos, aunque es innegable que la vuelta del polivalente lateral supone una buena noticia para el equipo teniendo en cuenta su nivel últimamente. Pero si hay una circunstancia que saca una sonrisa a José Bordalás es, sin duda, la vuelta del espigado zaguero francés al centro de la zaga.

Le tocó a Hugo Guillamón salvar la papeleta ante el cuadro celeste el pasado domingo. El canterano se ha desarrollado en el centro de la zaga durante toda su corta carrera pero bien es cierto que desde el final de la temporada pasada no ocupaba dicha demarcación. Además, el míster dejó claro a principio de temporada con sus decisiones que no veía a Guillamón como defensa central, obligándole a mudarse unos metros más adelante para desempeñar la función del ‘6’ que tanto imploró Bordalás en verano y que nunca llegó. El regreso al once del Diakhaby devolverá al pivote de L’ Eliana a la posición donde lleva jugando toda la primera parte de la temporada y rindiendo a un magnífico nivel.

El orden del dibujo de Bordalás volverá a reestablecerse siendo Diakhaby y Alderete quienes formen tándem defensivo por detrás de Guillamón, permitiendo al equipo ganar la consistencia defensiva en la que tanto insiste el míster y más control en el centro del campo con la presencia del futbolista más capacitado para desenvolverse en la posición de ‘6’. 

Te puede interesar:

Clave para el nuevo esquema

El regreso de Hugo a su posición ‘estrella’ esta temporada adquiere aún mayor importancia en el nuevo dibujo que Bordalás emplea últimamente. El ‘4-1-4-1’ es difícil de concebir sin la presencia de un jugador con la facilidad para sacar el balón jugado y además el instinto defensivo que aporta el joven futbolista. En los dos últimos choques en los que Guillamón no ha actuado de pivote, en San Sebastián por sanción y en Vigo porque lo hizo de central, el Valencia no ha sido capaz de llegar ni siquiera al cuarenta por ciento de posesión de balón (38 y 33 por cien). Además, el nivel de Diakhaby desde que tiene más participación en los onces por la lesión de Paulista, y en una ocasión por sanción Alderete, ha hecho olvidar en cierta medida al Diakhaby impredecible de inicio de temporada que dejaba dudas en la afición.