A priori el Valencia CF ha acertado con las cesiones que cerró el paso mercado de verano. El rendimiento de estos jugadores ha sido bueno y está in crescendo. Hugo Duro es el máximo goleador del equipo junto a Carlos Soler, mientras que Omar Alderete es titular indiscutible en el centro de la zaga de José Bordalás. Un caso distinto es el de Hélder Costa, al que le ha costado más entrar en dinámica de equipo pero ya se ha hecho un hueco.

Ahora bien si el Valencia CF, llegado el momento, decide hacer frente al fichaje de estos futbolistas tendrá que rascarse el bolsillo. Cierto es que todavía queda más de media Liga para evaluar el rendimiento completo de Duro, Alderete y Costa, pero casi en el ecuador todos ellos han sido importantes en algún momento de la primera vuelta. En caso de acometer todas las operaciones, el Valencia CF tendría que desembolsar un total de 31’5 millones de euros por los tres traspasos.

Buen rendimiento de los fichajes del Valencia CF

Hugo Duro es el que tiene un precio menor. El futbolista del Getafe recaló en Mestalla con una opción de compra de cuatro millones de euros. La realidad es que poco a poco se ha ido ganando un sitio en el equipo y el cariño del valencianismo. Duro ya lleva cinco goles y ha demostrado estar más en forma que Marcos André y Maxi Gómez. Sus tantos han sido importantes, sobre todo, el doblete contra el Atlético de Madrid y su gol frente al Celta.

Por su parte el fichaje de Omar Alderete supondría un desembolso aproximado de 7’5 millones de euros, según la opción de compra estipulada por el Hertha. El paraguayo ha sido titular siempre que ha estado y solo las sanciones y el COVID-19 han evitado que pueda estar disponible para Bordalás. Un central que ha encajado a la perfección en los planes del entrenador del Valencia.

En último lugar está Hélder Costa. El portugués, cedido por el Leeds United, tardó en entrar en dinámica. De hecho no fue hasta la jornada 5 contra el Madrid cuando tuvo sus primeros minutos.. A partir del empate contra el Mallorca ha sido titular en todos los partidos a excepción del Betis, que fue intersemanal. El extremo poco a poco mejora sus prestaciones y solo le falta convertir las buenas sensaciones en números. Su traspaso costaría veinte millones de euros con una ficha de tres millones.