El Valencia CF peina el mercado nacional e internacional en busca de nombres que puedan reforzar desde ya la plantilla. La temporada va a ser larga y la carrera por alcanzar los puestos europeos exige disponer de un coche lo más completo posible. Y ensimismado en esa tarea está la secretaría técnica, tratando de aumentar el suelo competitivo del equipo, siempre priorizando la llegada de un central y la de un '6' que complemente y/o dé descanso a Hugo Guillamón.

La lista de candidatos a recalar en Mestalla se actualiza con el paso de las horas y el último en sumarse a esta condicionada remesa ha sido Okay Yokuslu. Tal y como pudo conocer Superdeporte, el centrocampista turco es una opción que a estas horas el Valencia CF tiene sobre la mesa. A nivel económico también cumpliría con los delicados parámetros que el club no tiene más remedio que cargar.

Pero, en caso de que el turco acabara reforzando al Valencia CF en los próximos días, ¿qué podría aportar Okay Yokuslu al equipo de Bordalás?

Lo primero que destaca de Okay Yokuslu es un físico privilegiado. Acompaña su 1,91 metros de altura con un considerable despliegue físico. Unas características que despiertan el interés de Bordalás. Por supuesto, su altura le convierten en una garantía aérea en defensa y en un arma a tener en cuenta en las jugadas a balón parado en ataque. Además, el turco es un futbolista muy versátil. Un mediocentro defensivo que, por condiciones, es capaz de desenvolverse con comodidad tanto en el centro de la zaga como en zonas con más responsabilidad de creación. En el Celta ha tenido que desempeñar ambas funciones y casi siempre lo ha hecho con acierto.

Su despliegue físico y su capacidad de abarcar el mayor espacio de campo posible son sus mayores virtudes, además de un instinto innato en el robo de balón. Sin embargo, aunque no demuestra ser un lechado de virtudes con el balón en los pies, es un futbolista muy capaz de asociarse tanto en corto (sobre todo) como en largo con relativa rapidez. Okay es capaz de dar sentido al juego de un equipo en contadas ocasiones, aunque ni mucho menos es un futbolista llamado a cargar sobre sus hombres el peso ofensivo de un partido.

A sus 27 años, vive ahora su cuarta temporada en el Celta de Vigo, aunque con un intervalo de varios meses en el fútbol inglés. Tras dos primeras temporadas con mucho protagonismo en Balaídos, en las que anotó dos goles y repartió dos asistencias jugando como pivote defensivo, no corrió la misma suerte en su tercera campaña, en la que las lesiones no le permitieron coger continuidad y se marchó a modo de préstamo al West Brom. Regresó este verano a Vigo y de momento no está contando con la confianza de los dos primeros cursos, por lo que la opción de que se repita la película del pasado año parece viable, aunque en esta ocasión con destino València.

Más allá de su perfil futbolístico, Okay Yokuslu, tal y como defiende su actual entrenador, es un futbolista muy profesional. "Es un gran chico, un gran profesional y tiene condiciones. Me encanta trabajar con buenos profesionales, con buenas personas. Dentro del grupo, es una característica básica", afirmó el 'Chacho' Coudet después de que el turco jugara de central hace escasos días.

Te puede interesar:

A pesar de los elogios, Coudet no pudo garantizar que el centrocampista otomano se quede en Balaídos por lo menos hasta final de temporada. "Mientras están acá, trato de trabajar de la mejor manera, que estén lo mejor posible. Cuál va a ser el destino (de Okay) no te puedo decir", sentenció.

La contratación de un jugador tan polivalente como Okay permitiría de alguna forma matar dos pájaros de un tiro. Pues hablamos de un futbolista asentado como un buen '6' y completamente capacitado para cumplir como 'parche' en el centro de la zaga. Precisamente los dos puestos que Bordalás implora reforzar con urgencia.