La gran cita balearica cuenta sus horas. El Atlético Baleares se mide este domingo al Valencia (12 horas / Dazn) en los octavos de final de la Copa. Un partido histórico que ningún aficionado del conjunto blanquiazul quiere perderse y en el que su entrenador, Xavi Calm, tiene puestas todas sus esperanzas: "El rival vendrá con ganas de pasar de ronda, pero nosotros queremos otra mañana mágica en Copa. La ambición, la ilusión y la afición son nuestras armas y con eso vamos. La intención es ganar, ya que de lo contrario tenemos claro que no disfrutaríamos del partido".

El Valencia, "un rival complicado y que vendrá a por todas", está avisado. Las eliminatorias frente a Getafe y Celta sitúan al conjunto blanquiazul como el matagigantes del torneo del KO, algo que tiene muy en cuenta el conjunto che: "Espero a un rival con el mejor equipo que pueda. Vienen avisados de lo que ha pasado aquí contra Getafe y Celta y eso creo que no nos beneficia. Son profundos, someten al espacio y juegan con una intensidad muy alta".

La buena noticia para Xavi Calm es que poco a poco el preparador del conjunto blanquiazul recupera efectivos para la importante cita. En el entrenamiento de hoy ya se han podido ver a algunos de los futbolistas que causaron baja la semana pasada por Covid. Calm confía en que los test que la plantilla se realizará mañana le permita recuperar algún efectivo más: "Ha sido una semana especial y delicada, pero todos los equipos sufren esta pandemia. Hemos intentado entrenar lo mejor posible con los efectivos que teníamos y mañana con los test intentaremos recuperar más".

Pese a todo, el preparador catalán confía firmemente en las posibilidades de su equipo de pasar nuevamente de ronda. "Claro que pensamos en que podemos eliminar al Valencia, todos tenemos esa ilusión, si no, no tendría sentido, dentro del máximo respeto hacia este equipo y entidad", ha señalado.

En el partido el VAR será la gran novedad para el conjunto blanquiazul, que nunca antes ha disputado un encuentro controlado por el videoarbitraje. Calm ha reconocido que será algo que no les provocará una presión extra: "Lo que debemos saber es que las jugadas hay que acabarlas hasta el final. El VAR no aporta más presión".